ENTREVISTA-FUTBOL-Brasil aprendió la lección, violencia no va a opacar Mundial: organización

miércoles 23 de octubre de 2013 11:09 GYT
 

Por Luis Ampuero

BUENOS AIRES (Reuters) - Las autoridades de Brasil aprendieron la lección y el Mundial de fútbol del 2014 no será empañado por la violencia que opacó este año la Copa Confederaciones, dijo uno de los responsables de la organización del torneo.

Ricardo Trade, director ejecutivo del Comité Organizador Local (COL) de la Copa Mundial de Brasil, afirmó en una entrevista con Reuters que lo más importante es que las protestas que puedan surgir sean pacíficas y no transformen las ciudades de la nación en campos de batalla.

"No somos Dios para decir que no vamos a tener problemas, los estamos teniendo ahora", dijo, aludiendo a las protestas a menudo violentas que están teniendo lugar en ciudades como Río de Janeiro o Sao Paulo, dos de las 12 sedes de la Copa.

"Vivimos en una democracia, pero los vandalismos y la violencia no deben ser permitidos", señaló Trade durante una reciente visita a Buenos Aires. "Vamos a respetar los derechos de los hinchas, árbitros, prensa", agregó.

Cientos de miles de brasileños salieron a las calles durante la Copa Confederaciones para reclamar contra de corrupción rampante, la mala calidad de servicios públicos como la salud y la educación y ante lo que perciben como absurdos gastos para la Copa Mundial.

Las protestas hundieron la popularidad de la presidenta Dilma Rousseff y arrojaron dudas sobre la capacidad de Brasil de garantizar un Mundial sin sobresaltos.

Trade dijo que las marchas de este año fueron espontáneas y confía en que las medidas tomadas por el Gobierno para atender algunas demandas de los manifestantes aplaquen los ánimos.

"Para ser honestos creo que Brasil está mejor, está acortando las distancias sociales", destacó.   Continuación...

 
El director ejecutivo del Comité Organizador Local (COL) de la Copa Mundial de Brasil, Ricardo Trade, en una entrevista con Reuters en Buenos Aires, oct 18 2013. Las autoridades de Brasil aprendieron la lección y el Mundial de fútbol del 2014 no será empañado por la violencia que opacó este año la Copa Confederaciones, dijo uno de los responsables de la organización del torneo. REUTERS/Marcos Brindicci