Famosos franceses firman contra un plan para prohibir la prostitución

sábado 16 de noviembre de 2013 13:23 GYT
 

PARIS (Reuters) - Un grupo de franceses famosos entre los que se encuentran el cantante Charles Aznavour y la actriz Catherine Deneuve han firmado una petición en contra de una propuesta socialista de castigar a los clientes de prostitutas.

La semana que viene, un comité parlamentario francés revisará la propuesta del gobernante Partido Socialista de eliminar las sanciones a las meretrices y en su lugar multar a los clientes. Se prevé que el Parlamento vote la propuesta en diciembre.

"Sin apoyar o promover la prostitución, nos negamos a criminalizar a las personas que se prostituyen ni a los que usan sus servicios", dijeron unos 70 famosos franceses, entre los que se encuentran el ex ministro socialista de Cultura Jack Lang, en un comunicado publicado el sábado por la prensa francesa.

El cantante galo Antoine, que tomó la iniciativa de la petición, dijo al diario Le Figaro que el Gobierno debería continuar combatiendo la esclavitud sexual pero no debería criminalizar la prostitución y afirmó que quienes se prostituyen deberían tener los mismos derechos que otros trabajadores.

La prostitución no es ilegal en Francia, que se estima tiene entre 18.000 y 20.000 prostitutas según un informe de 2012 de la Fundación Scelles, pero hay leyes contra el proxenetismo, la trata de blancas y solicitar sexo en público.

La tolerancia hacia la prostitución en Francia está a medio camino entre las actitudes en Holanda y Alemania, donde los trabajadores del sexo están registrados, pagan impuestos y reciben beneficios sanitarios, y Suecia, donde hay duras leyes contra los clientes.

La ministra francesa de derechos de las mujeres, Najat Vallaud-Belkacem, causó una polémica el año pasado cuando dijo que trataría de hacer desaparecer la prostitución castigando a los que pagan por mantener relaciones sexuales, en vez de perseguir a las propias prostitutas.

El cantante Alain Souchon, que también firmó la petición, dijo que el Gobierno no debería meterse con quienes han decidido prostituirse para conseguir un dinero fácil.

"Que hagan lo que quieran. Dan servicios afectuosos a muchas almas perdidas. Déjenles a sus clientes", dijo a Le Figaro.

(Información de Geert De Clercq. Traducido por Emma Pinedo en la Redacción de Madrid)