Modelos de Chanel desfilan en zapatillas por la pasarela de París

martes 21 de enero de 2014 14:57 GYT
 

Por Alexandria Sage

PARÍS (Reuters) - Mientras muchos diseñadores de moda suelen limitarse a las condiciones habituales de su negocio - una sala oscura, una pasarela recta y una legión de modelos con cara de aburridas - a Karl Lagerfeld le gusta divertirse.

Para la colección de alta costura de París el martes, el director creativo de Chanel presentó nada menos que una orquesta, un escenario con dos escaleras curvas y unos 60 trajes y vestidos en tonos pastel para la primavera-verano de 2014.

Bajo el enorme techo del Grand Palais, el público cautivado asistió a un espectáculo chic mientras las modelos bajaban las escaleras en zapatillas deportivas brillantes acompañadas por la música.

"Dar a una ropa muy cara, hecha a mano y preciosa (...) una actitud de algo que todo el mundo lleva a diario, une la alta costura con la realidad", dijo Lagerfeld después del desfile, explicando su elección de calzado.

Las siluetas se fijan en la cintura - los que lleven Chanel esta temporada no pueden comer demasiado - con faldas corsé bajo chaquetas cortas en colores marfil crema pálido, lavanda e incluso en el sorprendente rosa Pepto Bismol.

Una cintura ceñida de brillantes negros separa dramáticamente cuatro pliegues plisados en seda gris perla metálica en el corpiño de un vestido de otra cascada en el dobladillo.

Al unir las zapatillas deportivas con vestidos de alta costura, Lagerfeld hace un guiño a la prevalencia del calzado deportivo y hace gala de su característico sentido del humor.

Las modelos aparecían por una entrada en la cima de una doble escalera llevando coderas y rodilleras plateadas, presumiblemente para evitar las hordas de mujeres dispuestas a matar por tal atuendo.   Continuación...

 
Una modelo viste un diseño del alemán Karl Lagerfeld para la casa Chanel como parte de su colección de alta costura para la primavera/verano 2014 en París, ene 21 2014. Mientras muchos diseñadores de moda suelen limitarse a las condiciones habituales de su negocio - una sala oscura, una pasarela recta y una legión de modelos con cara de aburridas - a Karl Lagerfeld le gusta divertirse. REUTERS/Benoit Tessier