6 de febrero de 2014 / 18:28 / hace 4 años

Activista irlandesa de adopciones Philomena se reúne con el Papa

Foto de archivo del Papa Francisco en una audiencia general en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano. Feb 5, 2014. Philomena Lee, cuya larga búsqueda del hijo que la obligaron a entregar por ser una adolescente soltera en la Irlanda católica inspiró la película que lleva su nombre y fue nominada al Oscar, dijo tras reunirse con el Papa Francisco que se siente perdonada y que ha perdonado.Max Rossi

Por Philip Pullella

ROMA (Reuters) - Philomena Lee, cuya larga búsqueda del hijo que la obligaron a entregar por ser una adolescente soltera en la Irlanda católica inspiró la película que lleva su nombre y fue nominada al Oscar, dijo tras reunirse con el Papa Francisco que se siente perdonada y que ha perdonado.

"Realmente me hizo sentir tan bien interiormente porque cargué con la culpa por 50 años, sin decirle a nadie", dijo Lee, de 80 años, el jueves, un día después de un breve encuentro con el Papa.

Su larga e infructuosa búsqueda por el hijo que le quitaron por ser madre soltera ha impactado a cinéfilos de todo el mundo y la película "Philomena" recibió cuatro nominaciones al Oscar.

"Sentí tanto alivio ayer por la culpa que cargaba y que aún siento un poco, porque te hacían sentir tan, tan mal por tener un niño fuera del matrimonio", dijo, sentada al lado de su hija Jane Libberton y el actor Steve Coogan, quien interpreta a un periodista en la película.

"Sentí tanto alivio porque fui perdonada", dijo sobre su reunión con el Sumo Pontífice.

Al igual que muchas madres solteras en la Irlanda de la década de 1950, Lee fue obligada a trabajar en lavanderías de conventos mientras los niños eran entregados en adopción, usualmente a familias ricas estadounidenses.

A Lee le quitaron a su hijo Anthony cuando el niño tenía tres años.

Ambos se buscaron mutuamente pero Anthony falleció antes de que pudieran reunirse debido a que los registros de adopciones no fueron puestos a disposición por las monjas que dirigían la institución.

"Anthony cumpliría 62 este año", comentó Lee, con la mirada un poco perdida. Ella se casó y tuvo a Jane y a otro hijo, Kevin.

Lee se tornó pensativa cuando un periodista le preguntó si tal vez no era ella quien debía buscar el perdón sino la Iglesia que la sometió a una virtual esclavitud.

"Fue hace mucho tiempo cuando todo esto pasó. Al principio estaba bastante enojada y era implacable sobre todo. Estaba muy dolida y perdí un poco la fe", comentó Lee.

"No podía guardar rencor todos estos años. Perdoné a todos", afirmó, y agregó que no responsabilizaba al Papa Francisco ni al pontífice de esa época, Pío XII, por lo que sucedió.

Tras dejar la lavandería del convento, Lee se convirtió en enfermera y redescubrió su fe.

Lee y su hija recientemente lanzaron el Proyecto Philomena, una campaña para que se logre el acceso a los registros de adopciones en Irlanda y en otras partes a fin de que las madres y sus hijos puedan reunirse cuando aún queda tiempo.

Susan Lohan, de la Alianza por los Derechos de Adopción, dijo que unas 60.000 mujeres se vieron afectadas por adopciones forzadas en Irlanda.

Editado en español por Patricia Avila

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below