Familia y actores despiden a Philip Seymour Hoffman en funeral privado

viernes 7 de febrero de 2014 16:26 GYT
 

Por Chris Francescani

NUEVA YORK (Reuters) - La familia y los amigos cercanos dieron su último adiós el viernes en un funeral privado al actor Philip Seymour Hoffman, cuya trágica muerte a los 46 años, a causa aparentemente de una sobredosis, ha robado al mundo del entretenimiento uno de sus mejores talentos.

Las estrellas de Hollywood Cate Blanchett, Meryl Streep, Amy Adams, Michelle Williams y Ethan Hawke estaban entre los asistentes a la iglesia San Ignacio de Loyola en el barrio del Upper East Side de Manhattan donde se celebró el funeral del actor ganador de un Oscar, muy receloso de su intimidad.

Muchos de los intérpretes que acudieron al servicio habían actuado con él en películas u obras de teatro. Williams perdió a su ex pareja, el actor Heath Ledger, por una sobredosis accidental en el 2008.

Multitud de fotógrafos, cámaras y reporteros aguardaron en la nieve bajo temperaturas glaciales delante de gran iglesia de Park Avenue mientras los fans permanecían detrás de una barrera.

"Le vi en 'Long Day's Journey Into Night' y pensé que era un genio. He venido para mostrar mis respetos", dijo Mary Catherine Wright, quien vive cerca y permanecía de pie abrigada y con lágrimas en los ojos.

"La mayoría de la gente le recordará por sus películas, pero yo creo que sus actuaciones en el teatro eran extraordinarias", añadió la mujer.

Hoffman, cuyo cuerpo fue encontrado el domingo en su apartamento de Greenwich Village, deja a su pareja desde hace años Mimi O'Donnell y a tres hijos pequeños, Cooper, Tallulah y Willa.

ACTOR EXCEPCIONAL   Continuación...

 
Mimi O'Donell, pareja del actor Phillip Seymour Hoffman, carga a su hija Willa (vestida de púrpura) al lado de su hijo Cooper mientras el ataúd con los restos del actor llegan para su funeral en Manhattan, en Nueva York, 7 de febrero del 2014. La familia y los amigos cercanos dieron su último adiós el viernes en un funeral privado al actor, cuya trágica muerte a los 46 años, a causa aparentemente de una sobredosis, ha robado al mundo del entretenimiento uno de sus mejores talentos. REUTERS/Brendan McDermid