4 de marzo de 2014 / 21:59 / en 4 años

Colección clave de Picasso volverá a exhibirse en renovado museo parisino

Por Alexandria Sage

PARÍS (Reuters) - “Todo acto de creación es en primer lugar un acto de destrucción”, dijo Pablo Picasso, un aforismo apropiado para la renovación de cinco años del Museo Picasso de París, que ahora llega a su recta final.

Desde el 2009, los amantes del arte en la ciudad de adopción de Picasso, malagueño de nacimiento, han tenido que darse la vuelta al llegar al Hôtel Salé, en la orilla derecha del Sena, ante la visión de grúas y andamios sustituyendo a minotauros y guitarras.

Pero la colección de Picasso más importante del mundo abrirá sus puertas de nuevo en junio, mostrando las obras del prolífico artista fallecido en 1973 en un espacio de exposición que se ha triplicado en tamaño a 3.800 metros cuadrados en cinco plantas.

“Queríamos dedicar todo el espacio a la colección, tuvimos éxito en eso”, dijo la directora del museo, Anne Baldassari, a periodistas el martes durante una visita a las obras.

El arquitecto Jean-François Bodin tuvo la tarea de rediseñar un museo que podría recibir a más de un millón de visitantes al año al tiempo que respetaba un monumento histórico, una de las mansiones del siglo XVII más elegantes del sofisticado barrio de Marais.

Con un presupuesto total de 52 millones de euros, que incluye la compra de un nuevo espacio de oficinas, la renovación maximiza el espacio existente trasladando las oficinas y talleres a fuera y usando espacio previamente inutilizado en la última planta.

Además se añadió un espacio educacional, un auditorio y una cafetería-terraza que ofrece una espléndida vista de la fachada del edificio.

El nuevo museo es más luminoso y abierto que su anterior versión, inaugurada en 1985, aunque gran parte de la importante labor realizada por Bodin en la seguridad y los códigos de acceso al edificio es invisible.

Setos podados artísticamente con formas geométricas en el jardín, diseñados por Erik Dhont, darán el toque “cubista” y los visitantes podrán disfrutar de su césped o pasear por una pagoda decorada con flores silvestres.

Para ayudar a financiar la renovación, el museo se embarcó en una inusual gira mundial mientras sus puertas estaban cerradas, enviando 147 de sus obras a 20 ciudades, desde Zagreb a Toronto. Con esta medida se recaudaron 31 millones de euros, dos tercios del costo de las obras.

En los próximos meses, la colección volverá a colgarse en las paredes del museo y las obras que no viajaron al extranjero serán recuperadas del almacén súper secreto de los suburbios donde están.

Pero hay una pregunta en el aire: ¿Qué habría pensado Picasso?

El arquitecto Stephane Thouin, encargado de las partes históricas del edificio, dijo que Picasso habría apreciado la tensión entre lo clásico y lo contemporáneo.

“Estaba a la altura de la modernidad, pero a menudo escogía vivir en sitios antiguos”, dijo.

Baldassari coincidió con él.

“Estaría perfectamente cómodo dentro de estos muros”, comentó.

Reporte de Alexandria Sage. Traducido por Redacción de Madrid. Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below