Encuentran sello faraónico en un antiguo ataúd en Israel

miércoles 9 de abril de 2014 14:51 GYT
 

JERUSALÉN (Reuters) - Arqueólogos israelíes presentaron el miércoles un ataúd de 3.300 años de antigüedad que contenía un anillo con un sello que llevaba el nombre de un faraón egipcio entre los restos de lo que se cree que era un noble local.

El descubrimiento el mes pasado en el valle de Jezreel, en el norte de Israel, es el primero de este tipo en la región desde hace medio siglo, y pone de manifiesto la extensa influencia egipcia al final de la Edad de Bronce, durante el reinado de Seti I, cuyo nombre aparece en el sello.

La Autoridad de Antigüedades de Israel dijo que había fechado los restos del ataúd dañado -cuyos fragmentos de la cubierta claramente representan una cara, orejas y manos- en el siglo XIII a.C. El descubrimiento se hizo el mes pasado durante la excavación de una tubería de gas.

El arqueólogo Ron Beeri, miembro del equipo de excavación, dijo que la presencia del sello sugiere que los restos eran de un canaanita adinerado que habría recaudado impuestos o llevado a cabo otras labores para el antiguo Egipto.

"No podemos descartar la posibilidad de que podría ser simplemente una persona rica que conocía las costumbres de enterramiento egipcias y prefirió ser enterrado como un egipcio, pero en mi opinión esta posibilidad es menos probable", dijo Beeri.

En el enterramiento se hallaron una daga y un platillo de bronce, algunas piezas forjadas de bronce y una serie de vasijas de arcilla, lo que sugiere que el fallecido era una persona importante en la comunidad local.

Seti I extendió la esfera de influencia de Egipto a través de campañas militares en lo que ahora es el norte de Israel y Siria, y el valle de Jezreel fue una gran vía de paso.

(Escrito por Ori Lewis. Traducido por María Vega Paúl en la redacción de Madrid; Editado por Lucila Sigal en la Mesa de Edición de Santiago de Chile)

 
Trabajos de excavación en al valle Jezreel, cerca de la ciudad nortera israelí de Yokneam en noviembre del 2012. Arqueólogos israelíes presentaron el miércoles un ataúd de 3.300 años de antigüedad que contenía un anillo con un sello que llevaba el nombre de un faraón egipcio entre los restos de lo que se cree que era un noble local. REUTERS/Baz Ratner