Medios estatales chinos muestran por primera vez a la esposa del primer ministro

lunes 5 de mayo de 2014 11:12 GYT
 

PEKÍN (Reuters) - Los medios estatales de China han publicado por primera vez una fotografía y un perfil de la esposa del primer ministro, Li Keqiang, una profesora de inglés que ha traducido varios libros sobre literatura estadounidense.

La agencia estatal de noticias Xinhua dijo el domingo que Li estaba casado con Cheng Hong, que tiene 56 ó 57 años.

La pareja, que salió el domingo hacia África para una visita oficial, tiene una hija y se conocieron en la elitista Universidad Peking, según Xinhua.

La maniobra de poner a Cheng al ojo público puede reflejar el nuevo esfuerzo por parte de China de ejercer un poder más vinculado a la cultura y pulir la imagen china en el escenario internacional.

Cheng ha sido profesora del departamento de lenguas extranjeras el la Universidad Capital de Economía y Negocios durante más de 30 años, dijo Xinhua. Se especializó en la enseñanza de inglés y en la investigación, siendo el responsable del proyecto de investigación sobre "literatura natural y eco-crítica".

La presentación de Cheng es algo poco frecuente, ya que los líderes chinos suelen mantener en secreto los detalles de su vida personal.

Peng Liyuan, la esposa del presidente chino, Xi Jinping, ha roto definitivamente el molde de las primeras damas chinas, que han mantenido un perfil bajo de forma intencionada desde los setenta.

Peng, una cantante famosa, ha sido fotografiada tocando un tambor metálico en Trinidad, paseando de la mano con la hija de un productor de café costarricense y sacando fotografías con su iPhone a la sombra de las ruinas mayas en México.

Las esposas de los líderes chinos han mantenido un perfil bajo generalmente debido a la experiencia de Jiang Qing, la viuda del fundador de la China Comunista, Mao Zedong.

Jiang fue la líder del "grupo de los cuatro" que disfrutó de un poder supremo durante la Revolución Cultural de 1966-76. En 1981 fue condenada a pena de muerte suspendida por el fallecimiento de decenas de miles durante ese periodo de caos.

(Por Sui-Lee Wee,; Reporte adicional de Li Hui,; Traducido por Francisco Pazos, Editado en español por Juana Casas)