Investigación tráfico influencias apaga brillo vicepte argentino

martes 10 de abril de 2012 13:16 GYT
 

Por Helen Popper

BUENOS AIRES (Reuters) - La gran celebración tras las elecciones presidenciales debe parecer un lejano recuerdo para el vicepresidente de Argentina, Amado Boudou, bajo escrutinio de la opinión pública por una investigación sobre tráfico de influencias apenas cuatro meses después de asumir el cargo.

Los principales diarios de Argentina han puesto su foco sobre sospechas de que el ex ministro de Economía ayudó a una imprenta que se especializa en billetes y documentos de identidad a salir de la bancarrota para beneficiar a supuestos socios comerciales.

Boudou, un fanático de la guitarra eléctrica y de las motos de 48 años, ha negado cualquier irregularidad, y la evidencia que hasta ahora aparece en su contra luce débil.

Pero los titulares sobre corrupción son malas noticias para la presidenta Cristina Fernández, en momentos en que la desaceleración de la economía, la alta inflación y sus políticas económicas poco convencionales erosionan su popularidad.

La mandataria ha mantenido distancia del vicepresidente que eligió personalmente, algo que sugiere que ella teme pagar el precio político.

"Es casi un delito de menor importancia, lo que sí es, es un hecho políticamente complejo, muy complejo", dijo Alberto Fernández, un ex jefe de Gabinete que fue crítico de la decisión de la presidenta de elegir al relativamente inexperto Boudou como compañero de fórmula.

"La historia de a poco me está dando la razón", agregó.

Boudou dijo que su único interés en tratar de mantener a la empresa a flote era para mantener empleos, un pilar de la política económica del Gobierno. La compañía, que se llamaba Ciccone Calcográfica, ahora opera bajo el nombre Compañía de Valores Sudamericana (CVS).   Continuación...