Samsung podría presentar nuevo reloj-teléfono en junio: reporte

viernes 23 de mayo de 2014 14:09 GYT
 

(Reuters) - Samsung Electronics Co Ltd está desarrollando un reloj inteligente ("smartwatch") que puede hacer o recibir llamadas sin tener que estar vinculado con un teléfono móvil, reportó el viernes el periódico Wall Street Journal.

Samsung, el mayor productor mundial de smartphones, está negociando con operadores de telefonía de Estados Unidos, Corea del Sur y Europa por el llamado "reloj-teléfono" ("watch-phone"), que sería presentado al mercado entre junio y julio, dijo el Journal citando personas familiarizadas con los planes de la compañía.

Los "smartwatch" que se encuentran actualmente en el mercado, como el Galaxy Gear de Samsung, tienen que estar conectados a un teléfono para recibir y enviar mensajes y realizar otras funciones básicas.

Pero el nuevo dispositivo de Samsung, que tendrá el software operativo Tizen de la compañía, puede tomar fotografías y gestionar correos electrónicos de manera independiente. Además, vendrá equipado con un monitor cardíaco, informó el periódico.

Samsung se excusó de hacer comentarios sobre el reporte.

Las principales compañías del sector tecnológico, como Apple Inc, Google Inc y Samsung, se lanzarían este año a una carrera por dominar el mercado de dispositivos informáticos que pueden "vestirse", como los relojes.

No está clara cuánta demanda hay para esta clase de productos, como anteojos y relojes inteligentes, pero fuentes de la industria los consideran como la fase siguiente de un cada vez más saturado mercado de dispositivos móviles.

(Reporte de Redacción de San Francisco; traducido por Damián Pérez, editado en español por Hernán García)

 
Imagen de archivo del teléfono inteligente Gear 2 de Samsung en su presentación durante el congreso mundial de móviles de Barcelona, feb 23, 2014. Samsung Electronics Co Ltd está desarrollando un reloj inteligente ("smartwatch") que puede hacer o recibir llamadas sin tener que estar vinculado con un teléfono móvil, reportó el viernes el periódico Wall Street Journal.REUTERS/Albert Gea