Calma retorna a este de Ucrania tras violento enfrentamiento por control de aeropuerto

miércoles 28 de mayo de 2014 13:03 GYT
 

Por Gabriela Baczynska

DONETSK Ucrania (Reuters) - Una aparente calma volvió a las calles de Donetsk el miércoles después del mayor enfrentamiento entre tropas ucranianas y separatistas prorrusos en el este del país, en un conflicto marcado por la elección de un nuevo presidente que ha prometido que acabará con las revueltas.

Entre lunes y martes, decenas de rebeldes murieron en un ataque militar que buscaba retomar el control del aeropuerto de la ciudad, que los insurgentes habían tomado la mañana después de que los ucranianos eligieran a Petro Poroshenko como presidente.

Después del ataque del Gobierno -la primera vez que Kiev despliega toda su fuerza militar contra los combatientes- las morgues estaban repletas de cadáveres de rebeldes armados.

Líderes separatistas aseguraron que unos 50 hombres murieron, incluyendo combatientes que viajaban en un camión y que fueron atacados cuando se alejaban del campo de batalla.

El Gobierno dijo que no registró bajas en la operación, en la que sus aviones dispararon contra el aeropuerto y paracaidistas retomaron su control.

Poroshenko, un multimillonario de la confitería que se convirtió en el primer ucraniano en ganar la presidencia desde 1991 en una primera ronda de votación, repitió su promesa de restaurar rápidamente el control del Gobierno sobre áreas en manos de los separatistas.

"Estamos en estado de guerra en el este. Crimea está ocupada por Rusia y hay una gran inestabilidad. Debemos reaccionar", dijo al periódico alemán Bild.

"La operación antiterrorista finalmente ha comenzado en serio. No permitiremos más que estos terroristas secuestren y disparen a la gente, ocupen edificios o suspendan la ley. Pondremos fin a estos horrores, una guerra real está siendo librada contra nuestro país", agregó.   Continuación...

 
Mineros de la región en una manifestación en apoyo a la "República del Pueblo de Donetsk", Donetsk, mayo 28, 2014.  Una aparente calma volvió a las calles de Donetsk el miércoles después del mayor enfrentamiento entre tropas ucranianas y separatistas prorrusos en el este del país, en un conflicto marcado por la elección de un nuevo presidente que ha prometido que acabará con las revueltas.
REUTERS/Maxim Zmeyev