Cofundador de WhatsApp ve desafíos en EEUU y otros mercados

viernes 6 de junio de 2014 07:56 GYT
 

Por Sarah McBride

PALO ALTO EEUU (Reuters) - Fomentar la adopción del servicio de mensajería WhatsApp en Estados Unidos y algunos otros mercados está resultando difícil, dijo su cofundador Brian Acton, aunque aclaró que igualmente la firma producirá ingresos sustanciales para su futura matriz, Facebook Inc.

"El crecimiento en Estados Unidos es un desafío para nosotros", dijo Acton el miércoles tras una charla en StartX, una incubadora para jóvenes empresas afiliada con la Universidad Stanford.

Además, citó a Japón y Taiwán como países en los que "podríamos tener más éxito con un poco más de esfuerzo".

De todos modos, Acton se mostró optimista en sus primeras declaraciones públicas desde que Facebook anunció este año que compraría a WhatsApp por 19.000 millones de dólares en efectivo y acciones.

Acton destacó que él ve valor en WhatsApp, destacando que cree que incorporaría 1.000 millones de nuevos usuarios a la red social, aún si los servicios de WhatsApp siguen estando separados de Facebook.

El ejecutivo describió la relación entre ambas compañías como "separada pero de iguales", diciendo que mezclar los servicios podría crear "riesgo y peligros".

"Nosotros no lo vemos desde la experiencia de 'vamos a ser asimilados por los Borg", declaró, refiriéndose a unos personajes de la serie de televisión "Star Trek" que conquistan y asimilan a otras especies.

Acton dijo que WhatsApp tiene poca información valiosa que compartir, restando importancia a los temores de que Facebook podría conseguir datos de los usuarios de WhatsApp.   Continuación...

 
Fomentar la adopción del servicio de mensajería WhatsApp en Estados Unidos y algunos otros mercados está resultando difícil, dijo su cofundador Brian Acton, aunque aclaró que igualmente la firma obtendrá ingresos sustanciales para su futura matriz, Facebook. En la imagen, un logo de Whatsapp se ve tras un teléfono Samsung Galaxy S4 en la ciudad bosnia de Zenica, el 20 de febrero de 2014. REUTERS/Dado Ruvic