La compañía Nest de Google da acceso a aplicaciones de otras empresas

martes 24 de junio de 2014 12:42 GYT
 

Por Alexei Oreskovic

SAN FRANCISCO EEUU (Reuters) - Nest, el fabricante propiedad de Google de termostatos inteligentes y otros productos automatizados del hogar, permitirá que otras compañías creen aplicaciones que se comuniquen con sus dispositivos.

El programa supone la primera ocasión en la que Nest ha permitido que otras compañías accedan a sus productos, abriendo potencialmente las puertas a una amplia selección de aplicaciones y servicios que han hecho muy populares a los teléfonos inteligentes.

Más de 5.000 desarrolladores ya han expresado su interés en crear aplicaciones para los productos de Nest, según la compañía.

Nest dijo que estaba trabajando con compañías como la fabricante de secadoras Whirlpool y la compañía de mandos a distancia para puertas de garajes Chamberlain.

Cerrar la puerta de un garaje, por ejemplo, podría alertar al termostato de Nest de que el usuario está fuera de casa y que tiene que apagar la calefacción. Las luces LED de Lifx podrían programarse para ponerse en rojo si el detector de humo de Nest detecta humo en la casa.

Google adquirió Nest por 3.200 millones de dólares (unos 2.350 millones de euros) en enero, resaltando los esfuerzos de la compañía del buscador de Internet para expandirse a un campo más amplio de dispositivos conectados a la red.

Nest anunció el viernes sus planes de adquirir Dropcam, un producto de vídeovigilancia para el hogar.

Nest sufrió un problema de relaciones públicas en abril cuando detuvo las ventas de sus alarmas de humos por un defecto que podía hacer que los usuarios apagaran la alarma sin intención.   Continuación...

 
En la imagen de archivo, un termostato Nest instalado en una vivienda en Provo, Utah, el 15 de enero de 2014.
Nest, el fabricante propiedad de Google <GOOGL.O> de termostatos inteligentes y otros productos automatizados del hogar, permitirá que otras compañías creen aplicaciones que se comuniquen con sus dispositivos.  REUTERS/George Frey