Alemania cancela su contrato con Verizon tras escándalo de espionaje de EEUU

jueves 26 de junio de 2014 17:31 GYT
 

BERLIN (Reuters) - El Gobierno alemán canceló un contrato con la empresa estadounidense Verizon Communications como parte de una reforma en sus comunicaciones internas provocada por el escándalo de espionaje de la administración de Estados Unidos.

Informes de octubre basados en revelaciones del ex contratista de inteligencia estadounidense Edward Snowden señalaron que Washington había llevado a cabo una vigilancia masiva en Alemania.

Como consecuencia, Berlín pidió conversaciones con Washington para un acuerdo de "no espionaje" que fracasó después de que Estados Unidos pareció no estar dispuesto a dar las garantías que Alemania quería.

"Las presiones sobre las redes, así como sobre los riesgos derivados de virus muy desarrollados o troyanos están creciendo", indicó el Ministerio de Interior alemán el jueves en un comunicado.

"Además, los vínculos revelados entre agencias de inteligencia extranjeras y empresas a raíz del caso de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, muestran que el Gobierno alemán necesita un nivel de seguridad muy alto para sus redes críticas", añadió.

Berlín dijo que Deutsche Telekom AG proporcionará ahora los servicios que ofrecía Verizon, y destacó además que la compañía germana es ya la responsable de las comunicaciones más sensibles entre ministerios o entre el Gobierno y las agencias alemanas de inteligencia.

Según las informaciones y documentos publicados el año pasado, Verizon fue obligada por la inteligencia estadounidense a entregar los registros de llamadas nacionales e internacionales de sus clientes.

Por ingresos, Verizon es la segunda mayor compañía estadounidense de telefonía detrás de AT&T.

Verizon no estuvo disponible de inmediato para realizar comentarios.   Continuación...

 
En la imagen un cartel de Verizon Wireless en una tienda en Westminster, Colorado, el 26 de abril de 2009.  El Gobierno alemán canceló un contrato con la empresa estadounidense Verizon Communications como parte de una reforma en sus comunicaciones internas provocada por el escándalo de espionaje de la administración de Estados Unidos. REUTERS/Rick Wilking