Apple llega a un acuerdo en caso por faltas a la competencia en libros electrónicos

miércoles 16 de julio de 2014 14:07 GYT
 

Por Nate Raymond y Alison Frankel

(Reuters) - Apple Inc llegó a un acuerdo para pagar 450 millones de dólares y terminar así con los reclamos de estados y consumidores estadounidenses de que conspiró con cinco grandes editoriales para fijar los precios de libros electrónicos o ebooks, según documentos judiciales.

El arreglo, que ofrece 400 millones de dólares a los consumidores, está condicionado al resultado de un apelación de Apple al fallo de un juez que el año pasado encontró que era responsable de violar leyes antimonopolios.

Bajo los términos del acuerdo, el monto que Apple debe pagar se reducirá a 70 millones de dólares o se eliminará del todo, si es que la apelación se resuelve a favor del fabricante del iPad.

Apple negó en un comunicado que haya conspirado para fijar los precios de los libros electrónicos y dijo que seguiría empujando su apelación.

"No hicimos nada incorrecto y creo que una valoración justa de los hechos lo demostrará", dijo la portavoz de Apple, Kristin Huguet.

El acuerdo, que debe ser aprobado por un juez de distrito, fue anunciado en junio, pero sin que se informara de sus términos.

El trato sigue a otro por el que las cinco editoriales entregaron 166 millones de dólares a usuarios de libros electrónicos.

Las editoriales incluyen a Hachette Book Group Inc de Lagardere SCA, HarperCollins Publishers LLC de News Corp, Penguin Group (USA) Inc, Simon & Schuster Inc de CBS Corp y Macmillan de Verlagsgruppe Georg von Holtzbrinck GmbH.

(Por Nate Raymond, Alison Frankel y Jonathan Stempel en Nueva York; Editado en español por Javier López de Lérida)

 
imagen de archivo del logo de Apple en una tienda de la firma en Tokio, jun 26 2014. Apple Inc llegó a un acuerdo para pagar 450 millones de dólares y terminar así con los reclamos de estados y consumidores estadounidenses de que conspiró con cinco grandes editoriales para fijar los precios de libros electrónicos o ebooks, según documentos judiciales. REUTERS/Yuya Shino