8 de septiembre de 2014 / 18:13 / en 3 años

¿Crees poder resolver la guerra de 50 años en Colombia? Toma tu mouse

El colombiano programador de sistemas Camilo Paez, trabaja en el video juego "Adios a las Armas" en Bogotá, 4 septiembre, 2014. Los colombianos podrán sentarse pronto alrededor de una mesa de negociaciones virtual con los rebeldes de las FARC o el Gobierno para intentar poner fin a la guerra de 50 años, en un juego de video que imita las intrincadas conversaciones de la vida real para restaurar la paz en el país. REUTERS/Jose Miguel Gomez

BOGOTA (Reuters) - Los colombianos podrán sentarse pronto alrededor de una mesa de negociaciones virtual con los rebeldes de las FARC o el Gobierno para intentar poner fin a la guerra de 50 años, en un juego de video que imita las intrincadas conversaciones de la vida real para restaurar la paz en el país.

“Adiós a las Armas”, finalista en una competencia del Gobierno de videojuegos no violentos en julio, busca generar conciencia sobre el acuerdo de paz que se está negociando en Cuba, que los votantes apoyarán o rechazarán en un referéndum.

El juego, homónimo de la novela de Ernest Hemingway sobre la historia de un soldado durante la Primera Guerra Mundial, será lanzado a principios del año próximo y sería adaptado para jugar en línea en las redes sociales y en teléfonos móviles.

También sería enviado a colegios e instituciones que promueven la paz en un país que se esfuerza por terminar el largo conflicto.

“La gente cree que resolver el problema de la guerra es mucho más fácil de lo que es en realidad”, dijo a Reuters Javier Corredor, profesor de psicología de la Universidad Nacional y creador del juego.

Pero “las negociaciones de paz se producen en un contexto complejo donde cada actor tiene una gran cantidad de intereses y tiene una cantidad de retos y de responsabilidades frente a la gente que lo apoya”, agregó.

Con paralelismos con el popular juego de mesa “Risk”, los jugadores de “Adiós a las Armas” representan al Gobierno, a los rebeldes de las FARC, a los paramilitares de derecha o a los civiles y compiten por territorio en un mapa de Colombia.

Los participantes juegan con cartas y dados -virtualmente a través de la computadora- para perseguir los intereses sobre los mismos temas que están siendo negociados en Cuba y obtener bancas en el Congreso. El ganador es el primero que consigue más de la mitad del Parlamento.

CONFLICTO DE CINCO DÉCADAS

Las conversaciones reales en La Habana han logrado acuerdos parciales sobre el involucramiento de las FARC en política, tenencia de tierras y erradicación de cultivos ilícitos.

La compensación a las víctimas y la reintegración de los combatientes rebeldes a la sociedad son los temas más destacados que permanecen en discusión.

Sucesivos gobiernos han intentado poner fin al conflicto desde que las FARC se formaron en 1964 como un desprendimiento de un movimiento campesino que buscaba una reforma agraria. Dos últimos intentos de conversaciones de paz terminaron amargamente, el último en 2002.

Los colombianos reeligieron al presidente Juan Manuel Santos en junio para un segundo período de Gobierno de cuatro años bajo la promesa de firmar un acuerdo histórico en las conversaciones, que fueron lanzadas a fines de 2012.

Santos, quien sucedió a Álvaro Uribe en la presidencia, debe lograr un delicado balance entre hacer concesiones a los rebeldes y no ahuyentar a un electorado preocupado por ceder ante un grupo al que muchos consideran terrorista.

Uribe, quien intensificó los ataques contra las FARC durante sus dos períodos en el poder, disminuyendo las filas rebeldes y empujándolas hacia remotas áreas selváticas, se opone a las conversaciones de paz.

Corredor inventó primero una versión del juego en papel como una herramienta educativa cuando las últimas conversaciones de paz colapsaron, percibiendo que muchos colombianos que criticaban el proceso no lograban entender la complejidad de los intereses en juego.

“Yo creo que en países donde muchos tenemos familiares víctimas de la violencia, vemos con ojos distintos los juegos violentos”, dijo a Reuters María Carolina Hoyos, viceministra de Tecnología y Comunicación, quien ideó la competencia.

Editado en español por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below