Asociación de editores en España lamenta cierre sitio de Google News

viernes 12 de diciembre de 2014 08:41 GYT
 

MADRID (Reuters) - La Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) teme un impacto negativo para sus empresas por el cierre del servicio de noticias de Google en España y ha solicitado la intervención del Gobierno y de los reguladores para que el sitio se mantenga abierto.

"El cierre de Google News, por lo tanto, no equivale al cierre de un servicio más, dada su posición dominante en el mercado y tendrá sin duda un impacto negativo en los ciudadanos y las empresas españolas", dijo la asociación de los principales editores en España en un comunicado.

La víspera, Google anunció que iba a cerrar el próximo martes su sitio de noticias en España por la próxima entrada en vigor de la nueva ley de propiedad intelectual, que le obligará a pagar a los editores por los contenidos españoles que publica en Google News.

La nueva tasa, que aún tendrá que fijarse, se conoce también como canon AEDE, ya que la asociación de los principales editores fue uno de los promotores de la nueva ley que pondrá un freno a la piratería en Internet y obligará a los agregadores de noticias a pagar por los contenidos que usen.

La AEDE, que comercializa una parte significativa de su publicidad en Internet a través de una plataforma de Google, dijo el viernes que está interesada en negociar con Google un acuerdo que sea beneficioso para ambas partes.

"Google controla en España casi la totalidad de las búsquedas en el mercado y constituye la auténtica puerta de acceso a Internet", destacó la asociación de los editores en el comunicado.

(Reporte de Robert Hetz; Editado por Inmaculada Sanz)

 
El logo de Google visto en la entrada de las oficinas de la compañía en Toronto. Imagen de archivo, 5 septiembre, 2013.  La Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) teme un impacto negativo para sus empresas por el cierre del servicio de noticias de Google en España y ha solicitado la intervención del Gobierno y de los reguladores para que el sitio se mantenga abierto. REUTERS/Chris Helgren