Sudcoreana Samsung evaluaría adquisiciones ante escasas opciones de crecimiento

jueves 15 de enero de 2015 13:03 GYT
 

Por Se Young Lee

SEÚL (Reuters) - Con una oferta por la canadiense BlackBerry, el gigante sudcoreano Samsung Electronics podría estar reconociendo que se le agotaron las opciones internas para revertir la baja en sus ganancias y para proteger su menguante liderazgo en el mercado de teléfonos inteligentes.

Fuentes con conocimiento de la situación y documentos vistos por Reuters indican que la firma coreana ofreció hasta 7.500 millones de dólares por la canadiense BlackBerry.

Samsung negó tener planes de comprar al fabricante canadiense, lo que llevó a un declive el jueves de un 16,6 por ciento en los papeles de BlackBerry que cotizan en Estados Unidos.

Las ganancias de la división de móviles de Samsung se redujeron el año pasado, superadas en ventas por los iPhones de Apple en el segmento premium y presionadas por rivales como Xiaomi Inc en el segmento de precios más bajos.

Samsung indicó además que su ganancia de 2014 mostraría un declive, por primera vez en tres años.

Pese a que la firma sudcoreana le dio un voto de confianza a J.K. Shin, que supervisó el lanzamiento de los teléfonos Galaxy, con los que Samsung destronó a Apple como el principal fabricante de smartphones, analistas dicen que el cargo del ejecutivo sigue en riesgo si no hay una recuperación significativa.

La oferta de Samsung para comprar a BlackBerry podría ser un intento de organizar tal recuperación.

Porque pese a que ambas empresas niegan las negociaciones, una oferta por BlackBerry demostraría un intento de Samsung por aumentar su presencia en el mercado corporativo, que es la fortaleza de la canadiense.   Continuación...

 
Clientes dentro de un local comercial de Samsung en Jakarta. Imagen de archivo, 11 abril, 2014. Con una oferta por la canadiense BlackBerry, el gigante sudcoreano Samsung Electronics podría estar reconociendo que se le agotaron las opciones internas para revertir la baja en sus ganancias y para proteger su menguante liderazgo en el mercado de teléfonos inteligentes. REUTERS/Beawiharta