Teléfonos plegables resurgen en Japón mientras que los inteligentes decaen

lunes 16 de febrero de 2015 17:55 GYT
 

Por Teppei Kasai

TOKIO (Reuters) - Los despachos en Japón de teléfonos plegables -con dos secciones y una bisagra- aumentaron en 2014 por primera vez en siete años, mientras que las ventas de aparatos inteligentes cayeron, lo que pone de relieve el apego de los consumidores a los modelos más antiguos y menos costosos.

Las ventas de los llamados teléfonos "Galápagos", porque han evolucionado para satisfacer las necesidades únicas de los consumidores japoneses, aumentaron un 5,7 por ciento a 10,58 millones en 2014, según del instituto de análisis del sector MM Research Institute Ltd.

Los despachos de teléfonos inteligentes o "smartphones" cayeron un 5,3 por ciento a 27,70 millones, el segundo descenso anual consecutivo.

Los usuarios en Japón están entre los que más pagan por los planes para teléfonos inteligentes entre las naciones desarrolladas, según el Ministerio de Telecomunicaciones, mientras que las tarifas para teléfonos plegables están entre las más bajas.

Muchos japoneses acostumbrados a años de deflación se contentan con un antiguo teléfono plegable que ofrece llamadas de voz, correo electrónico y servicios básicos de internet en la mayoría de los casos.

Las empresas japonesas de electrónica Panasonic Corp y NEC Corp se han retirado del negocio de teléfonos inteligentes para consumidores, ya que no pueden competir con las marcas dominantes como Apple Inc y Samsung Electronics Co Ltd.

Sin embargo, fabrican teléfonos plegables y compiten contra otras compañías como Fujitsu Ltd y Sharp Corp.

Pero con una tasa de penetración móvil del 98,5 por ciento, es decir, 125 millones de líneas, hay poco margen para un crecimiento significativo en el mercado móvil de Japón, según MM Investigación.   Continuación...

 
Imagen de archivo de modelos mostrando teléfonos celulares plegables en Tokio. 16 enero, 2007. Los despachos en Japón de teléfonos plegables -con dos secciones y una bisagra- aumentaron en 2014 por primera vez en siete años, mientras que las ventas de aparatos inteligentes cayeron, lo que pone de relieve el apego de los consumidores a los modelos más antiguos y menos costosos. REUTERS/Toshiyuki Aizawa