Obama y Castro hablan de cómo retomar relaciones diplomáticas, esperan reunirse en Panamá

viernes 10 de abril de 2015 20:51 GYT
 

Por Anahi Rama

CIUDAD DE PANAMÁ (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el de Cuba, Raúl Castro, charlaron esta semana sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y esperan reunirse el sábado en el marco de una cumbre continental en Panamá, después de décadas de hostilidades entre los dos enemigos de la Guerra Fría.

El asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes, dijo que los mandatarios discutieron el proceso para retomar los lazos formales así como abrir las respectivas embajadas, en una llamada telefónica el miércoles.

"Ciertamente anticipamos que tendrán la oportunidad de verse en la cumbre mañana (sábado), para tener una conversación", agregó en una conferencia de prensa en Ciudad de Panamá.

El acercamiento entre La Habana y Washington promete dominar la Cumbre de las Américas en Panamá, casi cuatro meses después de que los dos países sorprendieran al mundo anunciando que querían reducir las tensiones y fomentar el comercio y los viajes entre los dos viejos rivales.

Obama y Castro llegaron el jueves a Panamá y por la noche sus cancilleres mantuvieron la reunión diplomática de más alto nivel desde los primeros tiempos de la revolución cubana, que llegó al poder en 1959.

El Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, se reunieron en el restaurante de un hotel, pero se retiraron sin hacer declaraciones.

Castro y Obama se verán las caras el viernes en la inauguración de la cumbre prevista para las 18.00 hora local (2300 GMT).

"Son hechos históricos gracias a la lucha del pueblo cubano, pero también del pueblo latinoamericano", dijo el viernes el presidente de Bolivia, Evo Morales, a la cadena CNN en español.   Continuación...

 
En la imagen, oficiales de policía frente al logo de la Cumbre de las Américas en la ciudad de Panamá, 8 abril, 2015. Estados Unidos y Cuba, dos acérrimos adversarios de la Guerra Fría durante más de medio siglo, se preparaban el viernes para escribir una nueva página de la historia cuando sus presidentes se estrechen las manos en el inicio de la Cumbre de las Américas. REUTERS/Mariana Bazo