Arabia Saudita pide no compartir los documentos "falsificados" filtrados por WikiLeaks

lunes 22 de junio de 2015 07:12 GYT
 

RIAD, 20 junio (Reuters) - Arabia Saudita instó el sábado a sus ciudadanos a no distribuir "documentos que podrían estar falsificados" en una aparente respuesta a la publicación de WikiLeaks el viernes de más de 60.000 documentos que sostiene que son comunicaciones secretas de diplomáticos del reino.

Esta declaración, hecha por el Ministerio de Relaciones Exteriores a través de su cuenta de Twitter, no negó directamente la autenticidad de los documentos.

Los documentos filtrados, que WiliLeaks sostiene que son comunicaciones de la embajada, correos electrónicos entre diplomáticos e informes de otros organismos estatales, incluyen discusiones sobre la posición de Arabia Saudita sobre cuestiones regionales y sus esfuerzos por influir en los medios de comunicación.

Reuters no pudo verificar de forma independiente la autenticidad de los documentos filtrados.

El principal exportador de petróleo del mundo, una monarquía absoluta, es altamente sensible a las críticas públicas y ha enviado a prisión a activistas por difundir reproches contra la dinastía gobernante Al Saud y contra importantes clérigos. Además, mantiene un estrecho control sobre los medios locales.

Desde las revoluciones árabes de 2011, las autoridades sauditas se han vuelto cada vez más intolerantes con el disenso, aparentemente por temor de que la inestabilidad de los países vecinos golpee a su conservador reino islámico.

Las declaraciones del sábado son la única respuesta oficial del Gobierno desde la publicación de estos cables diplomáticos, que WikiLeaks sostiene que es el principio de una tanda de más de medio millón de documentos que ha obtenido y que tiene previsto publicar.

WikiLeaks no dijo dónde había obtenido estos documentos, pero se refirió en una nota de prensa a las declaraciones de Riad en mayo de que había sufrido una violación a la seguridad de sus redes informáticas, un ataque que después reivindicó un grupo autodenominado Ciberejército Yemení.

(Información de Angus McDowall. Traducido por Tamara Fariñas Rivas en la Redacción de Madrid)

 
La página web de WikiLeaks vista en un ordenador de Hoboken, Estados Unidos, 28 de noviemebre de 2010. Arabia Saudita instó el sábado a sus ciudadanos a no distribuir "documentos que podrían estar falsificados" en una aparente respuesta a la publicación de WikiLeaks el viernes de más de 60.000 documentos que sostiene que son comunicaciones secretas de diplomáticos del reino. REUTERS/Gary Hershorn