Google Genomics suma kit de análisis de ADN del Broad Institute

miércoles 24 de junio de 2015 13:51 GYT
 

NUEVA YORK (Reuters) - Google Genomics, la empresa informática ávida por aumentar su participación en el mercado de análisis de ADN online, comenzó el miércoles a ofrecer una versión en la nube del popular software de cotejo genético del Broad Institute, una organización de investigación biomédica.

La asociación de Google Inc llega en momentos en que instituciones académicas y compañías de salud están optando entre el gigante de internet y otras empresas tecnológicas como Amazon.com Inc, Microsoft Corp e International Business Machines Corp para almacenar y analizar bases de datos genéticas, en busca de la cura de muchas enfermedades.

El sector podría llegar a valuarse en 1.000 millones de dólares para el 2018, según analistas.

El Broad Institute está integrado por científicos de la Universidad de Harvard, el MIT y hospitales afiliados a Harvard.

Su kit de herramientas de análisis genómico (GATK por su sigla en inglés) es usado para analizar datos de secuenciación genética y ha tenido 20.000 descargas de la red por parte de investigadores y empresarios, dijo en una entrevista la presidenta operativa del Broad Institute, Samantha Singer.

Saber usar el software es complicado y se enseña a hacerlo como parte de una currícula biomédica académica.

El nuevo servicio evitará configurar las especificaciones técnicas y demandas del software, dijo Google, que agregó que aún no ha fijado un precio para el servicio.

El acuerdo es el primero de este tipo pero no es exclusivo, dijeron las empresas.

(Reporte de Caroline Humer; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

 
Una persona observa la página de inicio de Google en un ordenador en Bruselas, mayo 30 2014. Google Genomics, la empresa informática ávida por aumentar su participación en el mercado de análisis de ADN online, comenzó el miércoles a ofrecer una versión en la nube del popular software de cotejo genético del Broad Institute, una organización de investigación biomédica.    REUTERS/Francois Lenoir