La UE celebra el fin del roaming, pero el riesgo para los viajeros persiste

jueves 15 de junio de 2017 08:04 GYT
 

Por Julia Fioretti

BRUSELAS (Reuters) - Las tarifas de roaming por el uso de teléfonos móviles en viajes por la Unión Europea desaparecieron el jueves, poniendo fin a una batalla de una década por parte de Bruselas para demostrar que el bloque puede mejorar las vidas de unos europeos cada vez más escépticos.

Pese al entusiasmo que genera dentro de las instituciones de la UE, las cláusulas que se han asegurado las principales firmas de telecomunicaciones y el rechazo de los estados miembros a ceder sus lucrativos espacios radioeléctricos podrían dejar a muchos turistas decepcionados este verano boreal, con el resultado de facturas más altas en su propio país.

Poner fin a la práctica de sumar costosos recargos para navegar por internet, recibir o enviar mensajes de texto al viajar al extranjero dentro de la UE ha sido una causa célebre para la Comisión y el Parlamento europeos, que lo consideraban una afrenta a los ideales del mercado común.

"La Unión Europea trata de unir a la gente y hacer sus vidas más fáciles. El fin de las tarifas por roaming es una verdadera historia de éxito europea", dijeron el miércoles las instituciones. La Comisión desplegó una pancarta en su sede de Berlaymont en la que se leía "Adiós tarifas de roaming".

El cambio en la ley que finalmente se aprobó hace varios meses fue ciertamente bien acogido por algunos visitantes en Bruselas.

"Creo que es excelente", dijo Charlie Wild, un músico escocés. "He estado en Europa dos semanas gastando tres libras al día para poder usar mi teléfono, y mañana no tengo que hacerlo, y es genial", declaró. Julie DuBlanc, que viajó desde Francia por trabajo, dijo: "Miraremos nuestros teléfonos más a menudo, como lo haríamos en París".

Sin embargo podría tener que hacerlo con cautela. El proyecto se ha enfrentado a numerosos reveses ya que las operadoras de telefonía móvil han presionado para mantener lo que ha sido una fuente de ingresos significativa, mientras que la realidad de un mercado de telecomunicaciones fragmentando han confundido los esfuerzos de los políticos para acabar con los recargos.

El obstáculo supone que mientras que a los consumidores ya no se les puede pedir por ley que hagan un pago extra cuando usan sus teléfonos en el extranjero, las operadoras aún se enfrentan a tarifas mayoristas de las redes extranjeras a las que se conectan.   Continuación...

 
En la imagen de archivo, unos turistas descansan en un jardín de Bruselas. Las tarifas de roaming por el uso de teléfonos móviles en viajes por la Unión Europea desaparecieron el jueves, poniendo fin a una batalla de una década por parte de Bruselas para demostrar que el bloque puede mejorar las vidas de unos europeos cada vez más escépticos. REUTERS/Francois Lenoir/File Photo