ESCENARIOS-Entrada de AT&T a México abre más preguntas que respuestas sobre panorama de mercado

martes 11 de noviembre de 2014 10:59 GYT
 

Por Tomás Sarmiento

MÉXICO DF (Reuters) - El titán estadounidense AT&T entrará a la pelea por la telefonía móvil mexicana con la compra del operador local Iusacell, un anuncio que colocó una nueva pieza en el rompecabezas del sector pero despertó más preguntas sobre cómo terminará viéndose el mercado, actualmente dominado por el magnate Carlos Slim.

AT&T dijo el viernes que comprará a Iusacell, la tercera operadora del mercado mexicano con 8.6 millones de suscriptores, por 2,500 millones de dólares que incluyen 800 millones en deuda.

Muchos esperaban la entrada a México de AT&T, que ha anunciado una expansión hacia Latinoamérica con la planeada compra de DirecTV, pero apostaban a que adquiriría los activos que América Móvil, de Slim, quiere vender para librarse de las reglas más estrictas que la rigen en el país de casi 120 millones de habitantes.

Pero la compra de Iusacell al multimillonario Ricardo Salinas pone en duda esa posibilidad y también arroja sombras sobre las opciones en México de la española Telefónica, la segunda operadora del país, que había estudiado una alianza con Iusacell para fortalecer su posición competitiva.

COMPETIDOR DE PESO

La adquisición "le puso a América Móvil un rival de gran tamaño", dijo en un reporte de investigación Jorge Negrete, director de Mediatelecom Policy & Law.

AT&T reportó ingresos por 33,000 millones de dólares en el tercer trimestre, poco más del doble que los 16,270 millones de dólares de América Móvil, que opera en 18 países de América así como en Austria y Los Balcanes.   Continuación...

 
Una tienda de AT & T en Nueva York, oct 29 2014. El titán estadounidense AT&T entrará a la pelea por la telefonía móvil mexicana con la compra del operador local Iusacell, un anuncio que colocó una nueva pieza en el rompecabezas del sector pero despertó más preguntas sobre cómo terminará viéndose el mercado, actualmente dominado por el magnate Carlos Slim. REUTERS/Shannon Stapleton