Taxistas de principales ciudades de Colombia protestan contra Uber

miércoles 29 de julio de 2015 16:56 GYT
 

BOGOTÁ (Reuters) - Cientos de taxistas de las principales ciudades de Colombia protestaron el miércoles contra el servicio de transporte privado Uber con movilizaciones que provocaron congestión en el tráfico vehicular, informaron las autoridades.

Las agremiaciones de taxistas de Bogotá, Medellín, Cali, Cartagena y Barranquilla sostienen que el servicio de Uber, sin regulación en Colombia, les quita mercado y que los vehículos empleados por esa firma no están obligados a cumplir normas como la prohibición de circular a determinadas horas del día, una medida para descongestionar el tráfico.

"¡Fuera Uber!, ¡fuera Uber!", gritaron taxistas reunidos en una calle del norte de Bogotá.

"Vamos a ver si nos quitan Uber o no, porque eso no nos conviene a nosotros, nos afecta", dijo Alexis Rodríguez, un conductor de taxi de 32 años.

En Colombia, Uber, la polémica aplicación digital que pone en contacto a pasajeros y conductores con un clic valuada en más de 40.000 millones de dólares, dijo que está dispuesta a dialogar con el Gobierno para buscar una regulación como la lograda en Ciudad de México, la primera urbe de América Latina en hacerlo.

"Creemos que el Ministerio de Transporte debe actuar, de una parte, para solucionar las carencias de taxistas y, paralelamente, atender el clamor ciudadano de incluir nuevas opciones, complementarias y apalancadas en tecnología", aseguró la empresa en un comunicado.

De acuerdo con estadísticas del Gobierno, 480.000 taxis están registrados en Colombia, de los cuales 53.000 circulan en Bogotá, la capital de ocho millones de habitantes.

El Ministerio de Transporte de Colombia dijo que empezó a trabajar en la creación de un servicio de lujo dentro de la modalidad individual de pasajeros.

(Reporte de Luis Jaime Acosta; Editado por Silene Ramírez)

 
Conductores de taxis bloquean una avenida en Bogotá en protesta contra del servicio de transporte digital Uber, 29 de julio de 2015. REUTERS/ John Vizcaino