Regalo de acciones de presidente de Twitter es oportuno para frenar fuga de talentos: reclutadores

lunes 26 de octubre de 2015 11:59 GYT
 

Por Alexandria Sage y Deborah M. Todd

SAN FRANCISCO (Reuters) - La decisión del presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, de donar un tercio de sus acciones en la compañía a un fondo para los empleados es un gesto inteligente para restaurar la confianza en una compañía que perdió su rumbo, según expertos en reclutamiento y compensación.

El regalo, más allá de su generosidad, es un esfuerzo estratégico por conservar y atraer a talentos a la red social, que ha sido golpeada por meses de incertidumbre sobre su liderazgo y dudas sobre su crecimiento de largo plazo.

"Es una medida deliberada, inteligente y algo necesaria para apoyar al talento que deseas mantener", dijo el reclutador Jason Hanold, quien se especializa en el sector tecnológico.

Dorsey, uno de los fundadores de Twitter y quien fue nombrado presidente ejecutivo de manera definitiva anteriormente este mes, anunció sorpresivamante en la noche del jueves que regalaría 206 millones de dólares en acciones para "reinvertir directamente en nuestra gente".

Las acciones de Twitter, que han caído un 44 por ciento en los últimos seis meses, cerraron el viernes con un alza de un 3,9 por ciento.

Una prioridad de la compañía es mantener a sus empleados felices, luego de que anunció previamente este mes que despediría a un 8 por ciento de su personal, poco después de que Dorsey asumió su cargo de manera permanente.

La transferencia de 6,8 millones de acciones comunes está sujeta a que los accionistas aprueben en el 2016 un plan de incentivos en títulos que serán entregados "a través del tiempo" a los empleados de Twitter. El directorio ya autorizó la medida.

(Reporte de Alexandria Sage y Deborah Todd; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

 
Una persona pone una lupa sobre un ordenador con el logo de Twitter en su pantalla, en Skopje, 10 de septiembre de 2013. La decisión del presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, de donar un tercio de sus acciones en la compañía a un fondo para los empleados es un gesto inteligente para restaurar la confianza en una compañía que perdió su rumbo, según expertos en reclutamiento y compensación. REUTERS/Ognen Teofilovski