Vigilancia y censura en Internet aumentan a nivel global: informe

miércoles 28 de octubre de 2015 09:50 GYT
 

Por Dustin Volz

WASHINGTON (Reuters) - Los gobiernos de todo el mundo están aumentando la censura y la vigilancia en Internet, mientras la libertad general en la red cae por quinto año consecutivo, según un informe de un grupo que supervisa la democracia y los derechos humanos.

Casi la mitad de los 65 países analizados sufrieron un debilitamiento de su libertad online desde junio de 2014, indicó Freedom House en un sondeo anual publicado el miércoles.

Uno de los descensos más acusados tuvo lugar en Francia, que aprobó una legislación -que muchos observadores equipararon a la Ley Patriótica de Estados Unidos- tras los ataques terroristas contra la revista satírica Charlie Hebdo a principios de año, según el reporte.

Ucrania, inmersa en un conflicto territorial con Rusia, y Libia también experimentaron fuertes caídas.

El informe destacó a China como el país con las restricciones más severas a la libertad en Internet, seguida por Siria e Irán. Sri Lanka y Zambia, que tuvieron cambios recientes al frente de sus gobiernos, fueron considerados como los que más mejoras hicieron en general en este apartado.

En total, 14 países adoptaron leyes el año pasado para ampliar la vigilancia gubernamental, señaló el reporte.

Por su parte, Estados Unidos aprobó legislación en junio que pone fin efectivo a la polémica recogida masiva de datos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), un programa revelado en 2013 por su ex contratista Edward Snowden.

La nueva ley fue un "paso adelante" hacia la reforma de la vigilancia digital, según los autores del documento.   Continuación...

 
Ilustración fotográfica de un hombre escribiendo en un computador, tomada en Varsovia, 28 de febrero de 2013. Los gobiernos de todo el mundo están aumentando la censura y la vigilancia en Internet, mientras la libertad general en la red cae por quinto año consecutivo, según un informe de un grupo que supervisa la democracia y los derechos humanos. REUTERS/Kacper Pempel/Files