Google pagará 185 mln dlr a Reino Unido en impuestos atrasados, críticos quieren más

sábado 23 de enero de 2016 11:17 GYT
 

(Corrige nombre de académico en séptimo párrafo a Prem Sikka y no Prems Sikka, como se transmitió por error)

Por Tom Bergin

LONDRES (Reuters) - Google dijo el viernes que acordó pagar a la autoridad tributaria de Reino Unido 130 millones de libras esterlinas (185 millones de dólares) en impuestos atrasados, lo que generó críticas de activistas y académicos que dijeron que el pacto era "una ganga" para el gigante de internet.

Google, ahora parte de Alphabet Inc, ha enfrentado presiones en los últimos años por su práctica de canalizar la mayor parte de sus utilidades obtenidas de clientes en Europa a través de Irlanda hacia las Bermudas, donde no paga impuestos sobre ellas.

En el 2013, la compañía enfrentó una investigación parlamentaria en Reino Unido después de que un reportaje de Reuters mostró que la compañía contrató a cientos de agentes de ventas en Gran Bretaña, a pesar de que afirmaba que no realizaba ventas en el país, un punto clave de sus arreglos tributarios.

Google dijo que la autoridad tributaria de Reino Unido había cuestionado las bajas declaraciones de impuestos de la empresa para los años posteriores al 2005 y que alcanzaron un acuerdo para cerrar la investigación a cambio de 130 millones de libras esterlinas. Agregó que también acordaron las bases sobre las que se calcularán los impuestos en el futuro.

"La forma en que las compañías multinacionales pagan impuestos ha sido debatida durante muchos años y el sistema tributario internacional está cambiando como resultado. Este acuerdo refleja ese cambio", dijo un portavoz de Google en un comunicado.

Una portavoz del ministerio de Finanzas dio la bienvenida al acuerdo, diciendo: "Esta es la primera victoria importante en la campaña que el Gobierno ha liderado para garantizar que las empresas paguen su parte justa de impuestos a las utilidades obtenidas en Reino Unido y es un éxito para nuestras leyes tributarias".

No obstante, Prem Sikka, profesor de contabilidad en la Universidad de Essex, dijo que el acuerdo parecía "una ganga" para una compañía que tuvo una facturación de cerca de 24.000 millones de libras esterlinas en el período y márgenes de un 30 por ciento, representando una baja tasa tributaria de un dígito.   Continuación...