Diario británico Independent dejará de salir en papel para publicarse sólo por internet

viernes 12 de febrero de 2016 10:25 GYT
 

LONDRES (Reuters) - El periódico británico Independent desaparecerá de los puestos de diarios el mes próximo, ya que su dueño ruso dijo que la publicación de 29 años saldrá solo por internet, en la señal más dura hasta la fecha de las presiones que pesan sobre la industria gráfica.

El diario lanzado por un grupo de periodistas en 1986 se ha convertido en la víctima de más alto perfil en Gran Bretaña de los cambios en los hábitos de lectura generados por internet.

Desde un máximo de unas 400.000 copias diarias, la circulación ha caído a poco más de una décima parte de esa cifra, pese a innovaciones como pasar a ser un tabloide desde un formato sábana y un período de publicar historias radicalmente diferentes de sus rivales.

Una decisión de vender la rentable publicación hermana "i" a Johnston Press, anunciada el jueves, puso el futuro de las ediciones impresas de Independent e Independent on Sunday (edición del domingo) en duda.

"Esta decisión preserva la marca del Independent y nos permite continuar invirtiendo en contenido editorial de alta calidad, que está atrayendo a más y más lectores a nuestras plataformas en línea", dijo el dueño Evgeny Lebedev el viernes en un comunicado.

"La industria de los diarios está cambiando y ese cambio es impulsado por los lectores", agregó Lebedev, quien también posee el Evening Standard. "Éstos nos están mostrando que el futuro es digital", agregó.

Se espera que la última edición en papel del Independent salga el sábado 26 de marzo y el último Indpendent on Sunday el domingo anterior, el 20 de marzo.

(Reporte de Paul Sandle. Editado en español por Lucila Sigal)

 
Un hombre toma una copia del periódico británico The Independent, en Londres. 25 de marzo de 2010.  El periódico británico Independent desaparecerá de los puestos de diarios el mes próximo, ya que su dueño ruso dijo que la publicación de 29 años saldrá solo por internet, en la señal más dura hasta la fecha de las presiones que pesan sobre la industria gráfica. REUTERS/Luke MacGregor/Files