Uber decide mantener operación en Buenos Aires pese a prohibición oficial

jueves 14 de abril de 2016 15:28 GYT
 

BUENOS AIRES (Reuters) - La empresa de transporte Uber dijo el jueves que seguirá operando en Buenos Aires pese a la prohibición dispuesta por el Gobierno local, ya que considera que su servicio no viola las normas comerciales de Argentina.

La Justicia de la ciudad había ordenado el miércoles la suspensión del polémico servicio de transporte, que se lanzó esta semana en Buenos Aires, aduciendo que no cumplía con las normativas vigentes para el transporte.

"Uber en Buenos Aires está posibilitando un servicio legal, respaldado por el Código Civil y Comercial", señaló la firma a través de un comunicado publicado en su sitio web.

"Ayer un juez de la Ciudad de Buenos Aires dictó una 'medida cautelar'. Esta medida cautelar no tiene efectos en Uber porque Uber no fue demandado y porque no hay una sentencia de fondo sobre el tema", añadió la compañía.

En medio de fuertes protestas de taxistas, como ha sucedido en muchas ciudades del mundo, un auto que presta servicios para Uber fue incautado el miércoles y se aplicó una multa de 77.000 pesos (más de 5.000 dólares), al ser descubierto por inspectores de la capital argentina.

"Ya hemos decretado la clausura del servicio. Si continúan con el servicio entrarían en una cuestión penal", dijo el secretario de Transporte de Buenos Aires, Juan José Méndez.

Uber, que conecta a pasajeros y choferes a través de una aplicación para teléfonos móviles, opera en unas 400 ciudades alrededor del mundo. En muchas el servicio ha sido prohibido o ha encontrado restricciones.

"Valoro la posición del gobierno de la Ciudad de defender a los taxistas. Son un símbolo de la Ciudad y de la Argentina", dijo el presidente Mauricio Macri a periodistas.

(1 dólar = 14,375 pesos)

(Reporte de Walter Bianchi, editado por Gabriela Donoso)

 
Ilustración fotográfica realizada en Zenica de un mapa de Nokia junto al logo de Uber, mayo 8, 2015. La empresa de transporte Uber dijo el jueves que seguirá operando en Buenos Aires pese a la prohibición dispuesta por el Gobierno local, ya que considera que su servicio no viola las normas comerciales de Argentina.
 REUTERS/Dado Ruvic