Campañas presidenciales EEUU son atacadas por piratas informáticos: jefe espías

miércoles 18 de mayo de 2016 16:02 GYT
 

Por Dustin Volz y Mark Hosenball

WASHINGTON, 18 mayo (Reuters) - Las campañas presidenciales de Estados Unidos enfrentan amenazas de piratas informáticos propensos al espionaje y otras actividades más nefastas para generar un impacto político, dijo el miércoles el Director Nacional de Inteligencia, James Clapper, sin detallar intrusiones específicas.

"Somos conscientes de que las campañas y organizaciones relacionadas e individuos son atacados por actores con una variedad de motivaciones -desde diferencias filosóficas hasta espionaje- y capacidades -desde alteraciones hasta intrusiones-", dijo Brian Hale, portavoz de Clapper, en un comunicado.

La averiguación sobre incidentes específicos fue solicitada al Buró Federal de Investigaciones (FBI), agregó.

Más temprano, Clapper dijo que la comunidad de inteligencia estadounidense ya había "tenido algunos indicios" de intentos de piratería informática contra campañas presidenciales.

"A medida que la campaña se intensifique probablemente vamos a tener más" ataques, agregó en un evento matutino en el Centro Político Bipartidista en Washington.

Los últimos dos ciclos presidenciales de Estados Unidos en 2008 y 2012 fueron testigos de una serie de ciberataques de un rango de adversarios que apuntaron a la campaña del presidente Barack Obama y a las de sus rivales republicanos.

Funcionarios de inteligencia de Estados Unidos han dicho que muchos de los ataques previos estuvieron ligados a piratas informáticos chinos.

(Reporte de Mark Hosenball. Editado en español por Lucila Sigal)

 
El Director Nacional de Inteligencia de Estados Unidos, James Clapper, en el Capitolio, en Washington. 9 de febrero de 2016. Las campañas presidenciales de Estados Unidos enfrentan amenazas de piratas informáticos propensos al espionaje y otras actividades más nefastas para generar un impacto político, dijo el miércoles el Director Nacional de Inteligencia, James Clapper, sin detallar intrusiones específicas. REUTERS/Carlos Barria