Italiana Astaldi firma contrato de 446 mln dlr para construir telescopio en Chile

miércoles 25 de mayo de 2016 12:30 GYT
 

SANTIAGO, 25 mayo (Reuters) - Un consorcio italiano, que incluye a la constructora Astaldi, firmó un contrato de 446 millones de dólares para construir la estructura principal del telescopio más grande del mundo en el desierto chileno, en el acuerdo de mayor envergadura firmado para un proyecto de astronomía en la Tierra.

En el diseño, fabricación y construcción de la cúpula y el recinto que albergará al Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT, por sus siglas en inglés) participan Astaldi con un 60 por ciento del consorcio y la firma Cimolai y el grupo EIE con el porcentaje restante.

El E-ELT, propiedad del Observatorio Europeo Austral (ESO), estará emplazado a 3.000 metros de altura en el cerro Armazones, en el norte de Chile, y se espera que las obras de instalación de la cúpula inicien en 2017.

"La firma de hoy (del contrato) es un paso clave para tener al E-ELT listo en 2024 (...) El E-ELT hará descubrimientos que, simplemente, no podemos imaginar hoy", dijo Tim de Zeeuw, director general de ESO.

La construcción del E-ELT se suma a una nueva generación de telescopios extremadamente grandes que se construyen en el norte de Chile, zona que ofrece condiciones climatológicas únicas para la astronomía.

El nuevo observatorio tendrá un espejo primario de 39 metros de diámetro, permitiendo captar alrededor de 15 veces más luz que los telescopios ópticos más grandes que hoy funcionan.

El contrato incluye, no sólo la enorme cúpula giratoria de 85 metros de diámetro, con una masa total de alrededor de 5.000 toneladas, sino también la estructura del tubo y la montura del telescopio, con un total de masa en movimiento de más de 3.000 toneladas.

Anteriormente, se había informado que la construcción total del proyecto E-ELT costaría alrededor de 1.100 millones de euros (1.200 millones de dólares) a precios del 2012.

El E-ELT buscará la caracterización de la atmósfera alrededor de exoplanetas rocosos -un factor clave en la búsqueda de vida extraterrestre- y también ayudar a responder preguntas relacionadas con la expansión del universo.

(Redacción en español vía corresponsalía en Santiago. Editado por Gabriela Donoso)