Nadadora canadiense Oleksiak, sin datos en su smartphone tras sorpresiva cosecha de medallas

lunes 8 de agosto de 2016 16:22 GYT
 

Por Andrew Downie

RÍO DE JANEIRO (Reuters) - La canadiense Penelope Oleksiak llegó a los Juegos Olímpicos con la esperanza de estar en una final y ganar experiencia de cara a Tokio 2020. Pero tras solamente un par de días de competencia, la nadadora de 16 años tiene dos medallas y un teléfono inteligente con problemas de datos.

"Me quedé sin datos (para navegar por internet)", dijo Oleksiak el lunes, horas después de haber ganado una medalla de plata en los 100 metros mariposa para añadirla al bronce conquistado en los relevos de los 4x100 metros estilo libre.

"Siempre estoy en Instagram, Facebook y Twitter, viendo todas las notificaciones. Y ahora realmente no puedo. Es todo un poco loco, supongo, porque si voy a Twitter tengo 150 notificaciones, quiero mirarlas todas pero no puedo", comentó.

"Y en Facebook también. Todos mis amigos siempre me etiquetan en los mensajes y quiero darles 'me gusta' y comentar, pero siempre me pierdo uno o dos", agregó.

La nadadora sufrió los problemas tecnológicos tras sus sorpresivas actuaciones. Oleksiak, ganadora de seis medallas en el campeonato mundial juvenil de natación en 2015, obtuvo su primera medalla en el relevo del sábado.

Un día después sorprendió al mundo de la natación al romper el récord de Canadá y terminar segunda detrás de la sueca Sarah Sjostrom.

Oleksiak participará en al menos un evento más esta semana y, aunque no espera otra medalla, promete seguir dando lo mejor de sí.

"Si puedo llegar a una final voy a tener oportunidad para cualquier cosa que pueda venir. No estoy súper nerviosa. Estoy bastante feliz con dos medallas. Si no gano otra, no puedo quejarme", declaró.

(Reporte de Andrew Downie, editado en español por Daniela Desantis)

 
La canadiense Penelope Oleksiak celebra con su medalla de plata obtenida en los 100 metros mariposa femenino en los Juegos Olímpicos de Río, ago 7, 2016. La canadiense Penelope Oleksiak llegó a los Juegos Olímpicos con la esperanza de estar en una final y ganar experiencia de cara a  Tokio 2020. Pero tras solamente un par de días de competencia, la nadadora de 16 años tiene dos medallas y un teléfono inteligente con problemas de datos.
        REUTERS/David Gray 
IMAGEN SOLO PARA USO EDITORIAL