Medvedev anuncia moderación en políticas rusas de internet

jueves 3 de abril de 2008 17:04 GYT
 

GORKY-10, Rusia (Reuters) - Rusia debería tener una aproximación mesurada en la vigilancia de internet, dijo el jueves el presidente electo, Dmitry Medvedev, en un discurso que podría aliviar las preocupaciones sobre una ofensiva contra la libertad de expresión en el ciberespacio.

Algunos activistas han dicho que las autoridades rusas están intentando estrechar las regulaciones sobre internet, un vibrante foro para el debate político en un país donde los principales medios tradicionales son respetuosos con el Kremlin.

Medvedev es el protegido del presidente saliente Vladimir Putin y se espera que continúe con sus políticas, pero los analistas afirman que podría adoptar un estilo más liberal después de jurar el cargo como presidente el 7 de mayo.

En declaraciones en un foro de usuarios de internet cerca de Moscú, Medvedev, de 42 años, se refirió en un discurso a lo que llamó "la cuestión delicada de la relación entre la libertad de expresión y la responsabilidad" en el ciberespacio.

"La respuesta a esta pregunta es bastante simple: la ley debe respetarse en todas partes (...) al mismo tiempo, el estado debería tomar una posición tranquila y justa" hacia los usuarios de internet, afirmó.

Los fiscales rusos han cerrado varios sitios de internet regionales críticos con las autoridades, asegurando que no tenían un registro apropiado.

Un legislador pro-Kremlin ha propuesto requerir a las páginas de internet rusas con más de 1.000 visitantes diarios que se registren como medios de distribución, una propuesta que podría hacer de los blogs objetos de la misma regulación que los periódicos.

Medvedev ha declarado que es un ávido consumidor de noticias de internet, incluidas las de oposición. En su puesto previo como viceprimer ministro supervisó un programa para llevar internet a todos los colegios rusos.

Declaró ante el foro que Rusia tiene 40 millones de usuarios de internet en una población de 142 millones.

(Reporte de Denis Dyomkin; escrito por Christian Lowe; traducido por Servicio Online de Madrid)