Los misterios del universo, centro de un gigantesco proyecto

martes 9 de septiembre de 2008 13:04 GYT
 

Por Robert Evans

GINEBRA (Reuters) - Científicos de un gran laboratorio suizo lanzarán el miércoles un experimento para reconstruir el "Big Bang" a pequeña escala con el objetivo de explicar los orígenes del universo y cómo pudo albergar la vida.

El Gran Colisionador de Hadrones (o LHC por su sigla en inglés) usará imanes gigantes ubicados en cavernas para disparar haces de partículas de energía a lo largo de un túnel de 27 kilómetros, donde chocarán a niveles cercanos a la velocidad de la luz. Luego, computadoras analizarán las partículas desprendidas para hallar claves de lo que ocurrió durante el Big Bang.

Científicos del laboratorio CERN, ubicado al pie de las montañas Jura, buscarán descubrir elusivos conceptos como "materia oscura," "energía oscura," dimensiones extra y, sobre todo, el "Bosón de Higgs," considerado el responsable de todo el proceso.

"El LHC fue concebido para cambiar radicalmente nuestra visión sobre el universo," dijo el director general del CERN, el francés Robert Aymar. "Cualquiera sea el descubrimiento que permita el conocimiento humano acerca de los orígenes del mundo se verá muy enriquecido," agregó.

Científicos del laboratorio se esforzaron por desmentir las sugerencias de algunos críticos, que indicaron que el experimento podía crear pequeños agujeros negros de intensa gravedad que podrían aspirar todo el planeta.

El proyecto pretende reconstruir trillones de veces el momento en que, hace unos 15.000 millones de años y de acuerdo a la creencia de cosmólogos, un objeto inimaginablemente denso y caliente del tamaño de una pequeña moneda explotó y se expandió rápidamente creando estrellas, planetas y eventualmente la vida en la Tierra.

El experimento de 10.000 millones de francos suizos (9.000 millones de dólares) del CERN, Consejo Europeo para la Investigación Nuclear integrado por 20 naciones y ubicado cerca de Ginebra, comienza con un procedimiento relativamente simple: bombear un haz de partículas a lo largo del túnel subterráneo.

Los técnicos primero intentarán dirigir el haz en una dirección alrededor del colisionador hermético a unos 100 metros bajo la tierra.   Continuación...