15 de agosto de 2008 / 19:51 / en 9 años

ANALISIS-Crisis económica golpea planes contra cambio climático

Por Alister Doyle

OSLO (Reuters) - La desaceleración económica global esta minando el entusiasmo en una costosa campaña para combatir el cambio climático, pero los altos precios del petróleo garantizan que de todas formas habrá una "revolución verde" marcada por el uso de energías renovables, dicen los expertos.

Las conversaciones auspiciadas por Naciones Unidas sobre un nuevo acuerdo climático a ser acordado en Copenhague a finales del 2009 se reanudarán en Ghana a partir del 21-27 de agosto, ensombrecidas por la preocupación por la economía global y por el colapso de la ronda comercial de Doha.

Un crecimiento económico endeble "probablemente reduzca la intensidad de las negociaciones," anticipó Cameron Hepburn, un economista experto en medio ambiente de la Universidad de Oxford.

"Pero ¿debería ser así? La respuesta es claramente 'No,"' señaló.

Muchos expertos en clima dicen que el costo de las medidas para frenar la emisión de gases de efecto invernadero por la combustión de combustible fósil sería mucho menor que el daño a largo plazo por no tomar medidas: más olas de calor, aumento del nivel del mar, trastornos para la producción de alimentos por las sequías en algunas áreas y en otras por las inundaciones.

"La revolución verde llegará de cualquier forma," dijo la ministra de Clima y Energía de Dinamarca, Connie Hedegaard, anfitriona de la reunión de la ONU prevista para diciembre del 2009 para lograr un nuevo pacto, cuando se le preguntó sobre el impacto de la desaceleración económica.

Y una campaña para usar menos petróleo aúna a todos, desde los activistas ecologistas hasta a Estados Unidos, la única de las naciones industrializadas que se opone al Protocolo de Kyoto, que limita las emisiones de efecto invernadero en una primera fase para 2012.

"Queremos reducir nuestra dependencia del petróleo," dijo Paula Dobriansky, subsecretaria de Estado de Estados Unidos y responsable de las negociaciones de Washington sobre el cambio climático, cuando fue consultada si las penurias económicas habrían de afectar el objetivo de combatir el cambio climático.

DOBLE VENTAJA

Las inversiones en las energías renovables brindan una "doble ventaja," ya que reducen la dependencia del crudo y frenan la emisión de los gases de efecto invernadero, dijo Dobriansky a Reuters. "Será un proceso desafiante y complejo," afirmó

El crudo Brent está bien por debajo de los máximos de 147,27 dólares por barril alcanzados en julio, pero a 112 dólares aún es un estímulo para buscar energías más limpias tales como la solar, eólica, geotérmica o hídrica. Un riesgo es que los altos precios del petróleo puedan llevar a usar como sustituto el carbón, que emite más gases de efecto invernadero.

El presidente George W. Bush argumenta que Kyoto sería muy costoso y que excluye erróneamente a naciones como China e India. El mandatario ha preferido inversiones en nueva tecnología y aceptó adherir a un tratado más amplio que reemplazará a Kyoto.

Como evidencia de una revolución, Hedegaard apuntó a un estudio que señala que China se está convirtiendo en un gran productor de tecnologías ecológicas delante de Estados Unidos, así como en el principal emisor de gases de efecto invernadero.

"Debería brindar espacio para que Estados Unidos piense 'cómo cuidamos que nuestras compañías no queden rezagadas en esta revolución verde,"' sostuvo.

"Si uno está preocupado por la creación de nuevos empleos, entonces probablemente lo que está experimentando Ford -una pérdida de 8.700 millones de dólares en un trimestre- no es el camino a seguir," dijo a Reuters.

El déficit de Ford está ligado a pasar a pérdidas las operaciones de camiones y utiliarios, lo que según dijo Hedegaard ayudaría a romper la dependencia de los autos que consumen mucha gasolina.

Tanto el candidato demócrata presidencial Barack Obama como su rival republicano John McCain han prometido acciones más severas que Bush para hacer frente al cambio climático.

A pesar de las esperanzas de una revolución, las acciones de compañías de energías renovables han caído tras haber subido fuertemente en el 2007.

El freno en los subsidios a la energía solar, por ejemplo en España, y una desaceleración económica más amplia son algunos de los factores. Las acciones de Q-Cells de Alemania, principal productor de celdas solares del mundo, cotizan ahora a 58,8 euros, mientras que hace un año se negociaban a 102 euros.

Yvo de Boer, quien encabeza la Secretaría de Cambio Climático de las Naciones Unidas, dijo que las empresas aún quieren un acuerdo ambicioso en Copenhague a pesar del panorama sombrío que se cierne sobre la economía.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below