19 de septiembre de 2008 / 20:35 / hace 9 años

Los nanomateriales podrían dañar el medio ambiente: estudio

Por Julie Steenhuysen

CHICAGO (Reuters) - Las diminutas moléculas de carbono con forma de pelota de fútbol denominadas “buckyballs” que prometen muchos usos novedosos, desde sistemas de emisión de fármacos hasta células de combustible, pondrían en riesgo la salud al acumularse en la grasa, dijeron el viernes expertos.

Las nanopartículas, que equivalen a una mil millonésima parte de un metro, podrían acumularse en el tejido graso de los peces y otros animales, escribió el equipo en la revista Environmental Science and Technology.

“Nuestros resultados muestran que serán acumuladas por los peces y otros organismos, posiblemente en niveles tóxicos,” dijo Chad Jafvert, de la Purdue University en Indiana.

La nanotecnología, que consiste en el diseño y la manipulación de materiales miles de veces más pequeños que el grosor de un cabello humano, han sido considerados una forma de fabricar materiales fuertes y livianos, mejores cosméticos e incluso comidas más sabrosas.

Pero los científicos recién están empezando a observar el impacto que podrían tener estos diminutos objetos.

El equipo de Jafvert se focalizó en las buckyballs. Las moléculas huecas, compuestas por 60 átomos de carbono, llevan ese nombre en honor al arquitecto estadounidense Buckminster Fuller, quien diseñó la cúpula geodésica.

Los investigadores mezclaron las buckyballs con agua y octanol, que se asemeja a la grasa animal, y hallaron que las nanopartículas se acumulaban en la sustancia grasa en mayores concentraciones que el pesticida prohibido DDT, que también se junta en la grasa.

Las preocupaciones sobre la seguridad de las buckyballs han estado creciendo. En el 2005, pruebas de laboratorio mostraron que eran tóxicas para las bacterias del suelo y otros estudios indicaron que podrían causar daño cerebral importante en los peces.

Algunas investigaciones sugieren que los diminutos objetos tendrían efectos diferentes en el organismo que los cuerpos de mayor tamaño.

No está claro si las buckyballs se descompondrán en el medio ambiente o si serán procesadas por el metabolismo animal, dijo Jafvert.

“Nosotros no acumulamos biológicamente azúcares porque procesamos los azúcares, pero sí acumulamos biológicamente otros compuestos que no metabolizamos,” señaló el autor.

Comprender cómo las buckyballs y otras nanopartículas actúan es importante porque los fabricantes ya están produciéndolas de a millones por año, dijo en una entrevista Mary Haasch, científica que trabaja en la Agencia de Protección Ambiental en Duluth, Minnesota.

“La preocupación no es sólo que puedan ser malas para los peces. Necesitamos saber si las personas que están haciéndolas están aspirando el material,” añadió la experta.

Editada en español por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below