Telefónica y socios italianos encararían masivas amortizaciones

jueves 21 de agosto de 2008 12:56 GYT
 

Por Jo Winterbottom

MILAN (Reuters) - La compañía española de telecomunicaciones Telefónica y los socios italianos con los que controla Telecom Italia podrían tener que amortizar el valor de su participación de un 24,5 por ciento en la compañía, a un costo de miles de millones de euros.

El gigante español de las telecomunicaciones, los bancos Intesa Sanpaolo y Mediobanca, la aseguradora Assicurazioni Generali y la familia Benetton dijeron la semana pasada que la participación había perdido más de 5.000 millones de euros de su valor desde que acordaron comprarla en abril del 2007.

Sin embargo, señalaron que era una inversión a largo plazo y que, por lo tanto, se apegaban al valor libro de 8.836 millones de euros por la participación, que controlan a través de la sociedad holding Telco.

El valor libro "refleja (...) el valor estratégico de la participación (...) en línea con la perspectiva de largo plazo de la inversión," afirmó Telco el 31 de julio en un comunicado que fue solicitado por el regulador bursátil Consob.

Como Telco no cotiza en la bolsa, en teoría no tiene la obligación de amortizar la participación, que efectivamente le da el control del ex monopolio estatal de las telecomunicaciones en Italia.

No obstante, las mejores prácticas actuales y los ejemplos anteriores fomentan las amortizaciones de este tipo de inversiones por parte de entidades con o sin operaciones en la bolsa.

Actualmente, Telco está valuando las acciones de Telecom Italia en 2,695 euros cada una, pero el título se está cotizando cerca de los 1,134 euros, con un descuento de un 58 por ciento.

El presidente ejecutivo Franco Bernabe asumió el cargo a fines del 2007 y develó en marzo un plan conservador para reducir las deudas y conseguir ahorros de costos. Dicha estrategia instó a su segundo mayor inversor, la familia Fossati, a opinar que una adquisición total por parte de Telefónica podría ser una mejor opción.

Bernabe, quien debió recortar este mes las metas de resultados para el 2008 tras decepcionantes rendimientos en Brasil y Alemania, revisará los planes a fines de este año.

(Editado en español por Ignacio Badal)