29 de abril de 2008 / 12:17 / hace 9 años

ENFOQUE-¿Envía mensajes de texto cuando conduce? Desconéctese

Por Jill Serjeant

LOS ANGELES (Reuters) - Sharon Sarmiento supo que era hora de desconectarse cuando se dio cuenta de que estaba escribiendo en su blog entre sueños y escuchando mensajes de texto imaginarios.

Para Ariel Meadow Stallings, fueron las horas perdidas en la red lo que la dejaron sintiendo que había sufrido un colapso por excesiva ingesta de alcohol.

Ambas mujeres son parte de un nuevo movimiento en el que los aficionados a la tecnología, adictos a internet, digitadores de Blackberry y usuarios compulsivos de la mensajería instantánea están decidiendo recuperar el control de sus vidas atreviéndose a desconectarse, aunque sea por un día.

“Creo que hay una parte de sentido común en nosotros que dice ‘Espera un minuto. Esto ha ido demasiado lejos. Estamos demasiado enchufados,”’ dijo Sarmiento, propietaria de un

negocio virtual en Alabama y autora de un blog.

“Es como si nuestra mente estuviera yendo en un millón de direcciones diferentes a la vez. De modo que tomar un día para estar completamente desconectado de la tecnología te fuerza a re-vincularte con el mundo real,” afirmó.

Algunos lo denominan el “sábado sabático.” Para otros es el “día de la desconexión.”

En Québec, Canadá, los diseñadores profesionales Denis

Bystrov y Ashutosh Rajekar están organizando un “día mundial de la desconexión” para mayo.

Stallings, de 33 años, blogger y gerente de márketing a

tiempo parcial de Microsoft Corp., oriundo de Seattle, tomó la resolución en enero de pasar “52 noches desconectado” este año.

”Me encanta la tecnología. Pero me di cuenta de que era un problema cuando me sentaba a ver mis e-mails y era casi como despertarme seis horas más tarde porque había estado viendo

videos de cachorros en YouTube,” comentó.

“Trataba de pensar qué había estado haciendo en las dos últimas horas y no tenía idea. Yo asocio ese tipo de pérdida de tiempo con los desvanecimientos que se viven cuando uno está borracho,” sostuvo.

Así que Stallings se animó, acompañada por agitados síntomas de abstinencia emocional, y apagó su computadora, correo electrónico, teléfono celular y televisor los miércoles por la noche.

A modo de giro irónico, rápidamente transmitió el mensaje a través de su blog y se conectó con miles de personas de todo el mundo que habitualmente envían mensajes de texto mientras conducen, se llevan las computadoras portátiles al baño o revisan los e-mails durante la cena.

“Pensé que era un problema que me afectaba a mí y a mis colegas nerds. Pero luego empecé a enterarme sobre italianos con problemas similares, y polacos y checos, e incluso recibí una pregunta de alguien de Colombia,” afirmó.

“Así que me di cuenta de que no es sólo un problema de estadounidenses, sino a nivel internacional,” dijo Stallings.

TE DESCONECTARAS

El doctor Dave Greenfield, quien dirige el Centro de Comportamiento de Internet en Connecticut, dijo que la mayoría de la gente pensaba que era una broma cuando comenzó a advertir por primera vez sobre el uso compulsivo de internet en su libro de “Adicción virtual,” publicado en 1999.

Greenfield aseveró que varios estudios estiman que entre un 1 y un 10 por ciento de la población estadounidense hace uso de la tecnología de un modo que impacta negativamente sobre sus vidas, relaciones, salud o trabajo.

Pero dice que es inusual para cualquier tipo de adicto -ya sea a las drogas, al alcohol, a las apuestas o a la tecnología- adoptar esta clase de iniciativas del movimiento por la desconexión.

“Es muy inusual que alguien se presente en busca de ayuda sin haber sido arrastrado allí por un padre o un ser querido, a menos que se haya metido en problemas con la ley o con su trabajo,” explicó.

“La negación colectiva que cualquier cultura tiene en torno a la tecnología toma mucho tiempo en ser retirada,” dijo Greenfield.

Sarmiento, quien tiene un blog llamado eSoup (www.esoupblog.com/), comentó que había vuelto a pintar y a involucrarse en proyectos voluntarios desde que comenzó su propio "día de descanso digital" hace dos meses.

Ahora a veces se desconecta todo un fin de semana. “Tuve que esforzarme para lograrlo,” admite ella. “Se siente bien. Es como realizar un pequeño retiro. Me he abierto a una mayor calidad de vida,” señaló.

“He escrito en mi blog en sueños. He navegado por internet en mis sueños. Si comienzo a escuchar campanadas imaginarias de mensajes llegados a mi computadora cuando estoy en el jardín, eso dice que he pasado demasiado tiempo conectada,” sostuvo.

Stallings ha comenzado a tomar clases de baile con su esposo, a encontrarse con amigos para hacer manualidades y a escribir cartas a mano.

Ella espera con ansias el momento en que la tecnología vaya a la par con la necesidad de desconectarse. “Habrá teléfonos que te permitirán decir que no quieres recibir e-mails después de las 5 de la tarde o los domingos,” auguró.

“Muchas veces uno no tiene nada que mostrar después de pasar horas conectado, además de una joroba y un trasero adolorido,” dijo.

(Editado en español por Marion Giraldo)

Mesa de edición en español +562 4374447

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below