Fármaco protege a ratones de dolencia pulmonar crónica: estudio

martes 23 de diciembre de 2008 10:20 GYT
 

Por Julie Steenhuysen

CHICAGO (Reuters) - Un medicamento experimental protegió a un grupo de ratones expuestos a humo de cigarrillo de desarrollar enfermedad pulmonar crónica, lo que aumenta la esperanza de poder crear un tratamiento para los seres humanos, indicaron expertos estadounidenses.

Los investigadores dijeron que el químico CDDO-Im ayudó a activar un gen maestro llamado Nrf2, que incentiva la capacidad de los pulmones de combatir la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), una condición que incluye al enfisema, la bronquitis crónica y algunos tipos de asma crónico severo.

"La EPOC es la cuarta causa de muerte en el mundo y no hay medicación efectiva", señaló Shyam Biswal, de la Escuela de Medicina de la Johns Hopkins University en Maryland, quien trabajó en el estudio.

En investigaciones previas, Biswal y sus colegas habían hallado que el Nrf2 funciona como un "gen maestro", activando a los genes involucrados en la protección de los pulmones de la contaminación y el humo de cigarrillo.

"El sendero del Nrf2 es la principal respuesta de antioxidante y contra la intoxicación de los pulmones. Deben desarrollarse y probarse en pacientes terapias que apunten a este sendero", dijo Biswal, cuyo estudio fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Para su estudio con ratones, el equipo analizó el compuesto CDDO-Im, que induce al Nrf2 a activar una serie de genes antioxidantes. "Esta respuesta antioxidante elimina las moléculas dañinas que causan perjuicio en los pulmones", agregó Biswal.

Los investigadores expusieron a ratones a humo de cigarrillo durante seis meses, para estimular el daño pulmonar observado en el enfisema.

Los roedores que recibieron el fármaco se vieron protegidos contra el daño pulmonar y también presentaron mejoras en el funcionamiento de los pulmones, comparados con los ratones sin tratar.

La EPOC afecta a 210 millones de personas en todo el mundo. El tabaquismo es, por lejos, su principal causa, aunque los factores ambientales como la contaminación también juegan un papel importante.

(Editada en español por Ana Laura Mitidieri)