Ayuda robótica, tan buena como la humana en algunas cirugías

miércoles 21 de enero de 2009 09:01 GYT
 

LONDRES (Reuters) - Emplear un robot para operar una cámara durante una intervención de vesícula es tan seguro como trabajar con la asistencia de un ser humano, indicaron el miércoles investigadores británicos, en un análisis que resalta la efectividad de la tecnología robótica en la cirugía.

Aunque los robots no estarían listos para hacerse cargo totalmente de las operaciones, ofrecen un gran potencial al permitir a los médicos realizar cirugías de emergencia sin tener que esperar la asistencia humana, indicó el equipo de Kurinchi Gurusamy, del Hospital Royal Free en Londres.

Los investigadores, cuyo estudio fue publicado en la revista Cochrane Review, observaron una cirugía laparoscópica, en la cual un asistente opera una cámara que actúa como los ojos del cirujano, durante una remoción de vesícula.

Esta intervención es bastante común en los países en desarrollo, donde alrededor del 10 al 15 por ciento de las personas desarrollan cálculos en la vesícula.

Los robots ya se emplean en decenas de miles de procedimientos diferentes cada año y los expertos prevén que las máquinas tomarán cada vez un papel más importante en la sala de operaciones, lo que ayudaría a los hospitales con escasez de personal de todo el mundo.

La revisión se focalizó en distintas tecnologías y no encontró diferencias en las muertes, la necesidad de cambiar a una cirugía más compleja, el tiempo total de operación o duración de la estadía en el hospital.

Para observar cuán bien realizaban el trabajo los robots en lugar de las personas, Gurusamy y sus colegas analizaron los datos de cinco estudios que incluyeron a 453 pacientes. Los resultados no mostraron diferencias apreciables en la cantidad de vesículas que se rompieron durante la intervención.

Algunos críticos cuestionan la rentabilidad de los robots cuando otros tratamientos, como los fármacos contra el cáncer, están siendo racionalizados.

Pero los defensores del método señalan que los precios caerán inevitablemente a medida que el uso y la competencia aumenten, como sucedió con las alguna vez costosísimas computadoras.

(Reporte de Michael Kahn; Editada en español por Ana Laura Mitidieri)