Intel dice que eliminará 2.000 empleos en Shanghái

jueves 5 de febrero de 2009 07:56 GYT
 

PEKIN (Reuters) - El fabricante de microprocesadores Intel anunció el jueves una reorganización de sus operaciones en China que supondrá el cierre de una planta de Shanghái y la eliminación de 2.000 empleos, aunque a los trabajadores afectados se les ofrecerán puestos en otras partes del país.

La noticia se conoce apenas días después de que el mayor fabricante de chips del mundo dijera que cerraría plantas en Malasia, Filipinas y Estados Unidos, con el recorte de hasta 6.000 puestos de trabajo, luego de que mientras su ganancia trimestral se desplomara un 90 por ciento.

"Para optimizar sus recursos de fabricación en China, Intel planea consolidar las operaciones de Ensamblaje y Pruebas de Pudong a Chengdu en los próximos 12 meses", dijo la compañía en un comunicado.

Intel dijo que proporcionaría a los empleados afectados una opción de trabajar en la fábrica de Chengdu en el oeste, o en Dalian en el norte, ambas a más de 1.000 kilómetros de Shanghái.

"La decisión de trasladarse depende de los empleados", dijo Nancy Zhang, portavoz de Intel en Pekín.

Intel dijo sin embargo que estaba comprometida con China e incrementaría su capital registrado en Intel China Ltd., su compañía holding de inversión con sede en Shanghái, en 110 millones de dólares.

La compañía dijo que las medidas eran necesarias "como consecuencia de las actuales condiciones económicas" y que su inversión en la nueva fábrica de Dalian de 2.500 millones de dólares se incrementarían para garantizar que cuente con la última tecnología avanzada de chips.

(Información de Kirby Chien; Traducido por Redacción de Madrid; Editado en español por Ignacio Badal)

 
<p>Visitantes miran aparatos de telefon&iacute;a m&oacute;vil y computadores de Intel en una feria electr&oacute;nica en Las Vegas, Nevada, EEUU , 9 ene 2009. El fabricante de microprocesadores Intel anunci&oacute; el jueves una reorganizaci&oacute;n de sus operaciones en China que supondr&aacute; el cierre de una planta de Shangh&aacute;i y la eliminaci&oacute;n de 2.000 empleos, aunque a los trabajadores afectados se les ofrecer&aacute;n puestos en otras partes del pa&iacute;s. REUTERS/Rick Wilking</p>