Trabajadores Toyota en EEUU siguen eludiendo despidos, por ahora

martes 17 de febrero de 2009 15:44 GYT
 

Por Jim Forsyth

SAN ANTONIO (Reuters) - Aunque Toyota Motor Corp llame a su todoterreno Tundra como "la camioneta que está cambiando todo" los que la construyen en San Antonio no son inmunes a la amenaza de despidos que han afectado a las Tres Grandes automotrices de Estados Unidos.

La apertura de la planta de 1.200 millones de dólares a principios del 2007 fue parte de la campaña de Toyota para superar a grandes fabricantes de camionetas estadounidenses, como Ford, Chevy y Dodge, en Texas, el mayor mercado mundial para los gigantescos todoterreno.

Pero el momento difícilmente podría ser peor.

En el 2008, los precios de la gasolina en el país llegaron a 4 dólares por galón, con lo que bajó fuertemente la demanda de vehículos que gastan mucho combustible, como la Tundra.

Toyota puede producir 200.000 Tundra al año en San Antonio, pero las ventas norteamericanas cayeron a 137.000 en el 2008, desde 196.000 en el 2007.

Mientras las automotrices locales cierran plantas y piden ayuda del Gobierno frente a la recesión, Toyota, la más grande del mundo, se ha resistido hasta ahora a recortar parte de los 1.900 empleos en San Antonio.

Pero Toyota enfrenta su primera pérdida corporativa en 70 años, y por primera vez está ofreciendo retiros voluntarios a 18.000 empleados estadounidenses. Ahora se teme que haya despidos en San Antonio.

Mientras tanto, Toyota anunció la semana pasada su Tundra modelo 2010, que puede llevar un motor V8, más pequeño y que ahorra más combustible.

La firma se acerca a la primera pérdida en su historia, de 4.950 millones de dólares, en el año que termina el 31 de marzo.

(Reporte de Chris Baltimore; Editado en español por César Illiano)

 
<p>Un veh&iacute;culo y unos visitantes se ven reflejados en el logo de la compa&ntilde;&iacute;a Toyota ubicada en el sal&oacute;n de muestras de la empresa en Tokio, 13 feb 2009. Aunque Toyota Motor Corp llame a su todoterreno Tundra como "la camioneta que est&aacute; cambiando todo" los que la construyen en San Antonio no son inmunes a la amenaza de despidos que han afectado a las Tres Grandes automotrices de Estados Unidos. REUTERS/Yuriko Nakao</p>