Demasiada PlayStation puede generar bultos dolorosos: estudio

martes 24 de febrero de 2009 14:44 GYT
 

LONDRES (Reuters) - Amantes de la PlayStation, ¡cuidado! Agarrar tan fuerte los mandos de la consola y presionar los botones con tanta furia puede causar un desorden en la piel caracterizado por la formación de bultos dolorosos en las palmas de las manos, revelaron científicos el martes.

Denominado por los científicos "hidradenitis palmar de PlayStation", el desorden cutáneo recientemente identificado puede provocar lesiones dolorosas en las palmas de las manos similares a las que se forman en las plantas de los pies de los niños después de realizar mucha actividad física.

"Agarrar fuerte y continuamente los comandos y presionar reiteradamente los botones produce traumas menores pero constantes en la superficie (de las palmas)", indicó el equipo de Vincent Piguet de los Hospitales Universitarios y la Escuela de Medicina de Ginebra, en British Journal of Dermatology.

Un portavoz de Sony Corp, que fabrica el famoso aparato de videojuegos, señaló que el estudio incluyó a una persona e indicó que la compañía había vendido cientos de millones de consolas desde la introducción del producto en el mercado, en 1995.

"Como en cualquier actividad recreativa, hay posibles consecuencias si no se sigue el sentido común, los consejos médicos y las guías (de uso), como las que pueden encontrarse dentro de nuestros manuales de instrucciones", expresó el portavoz de Sony David Wilson.

"No quisiéramos menospreciar esta investigación y estudiaremos los resultados con interés, pero ésta es la primera vez que oímos una queja de esta naturaleza", agregó.

El juego compulsivo o excesivo ya es considerado un problema de salud pública, dado que dispara una conducta adictiva que puede llevar a una serie de problemas psicológicos, señalaron los investigadores.

Otros científicos han identificado el desarrollo de tendinitis aguda por el uso excesivo de la consola Wii de Nintendo Co Ltd y ahora el desorden ligado con la PlayStation puede sumarse a la lista, añadió el equipo.

El nuevo estudio describió el caso de una niña de 12 años atendida en el Hospital de Ginebra con lesiones intensamente dolorosas en sus manos, que señalaba haber desarrollado cuatro semanas antes.   Continuación...