Ley francesa sobre uso de internet en piratería genera polémica

martes 10 de marzo de 2009 17:15 GYT
 

PARIS (Reuters) - Una ley francesa que propone remover la conexión a internet a los usuarios que descarguen música o videos de manera ilegal fue criticada el martes por asociaciones de consumidores y diputados de la oposición.

El Gobierno quiere detener el flujo de música y películas que circulan libremente por la red, privando a los artistas de ingresos y amenazando la supervivencia de las productoras.

"Los artistas necesitan ganarse la vida. Los estamos arruinando. Tenemos que reaccionar y tener el valor de asumir nuestras responsabilidades", declaró Jean-Francois Cope, portavoz en la Asamblea Nacional de la UMP, el partido gobernante de Francia.

En los últimos años, las discográficas se han visto perjudicadas por la piratería online y la tendencia no muestra señales de cambiar.

Alrededor del 95 por ciento de la música descargada en internet en todo el mundo el año pasado -más de 40.000 millones de archivos- era de naturaleza ilegal.

La ley francesa indica que los usuarios que descarguen archivos de manera ilegal recibirán una advertencia por correo electrónico. Si reinciden, recibirán una segunda advertencia por correo certificado. En caso de ser detectados una tercera vez, serán desconectados de internet por espacio de entre dos meses y un año.

Los críticos sostienen que la medida será difícil de aplicar. Aseguran que enfrentará a los artistas contra su público, y que existe el riesgo de que usuarios honrados sean penalizados injustamente.

"Es un texto malo que presenta un montón de problemas y que enfrenta a artistas y usuarios de internet. Probablemente nunca será aplicado", aseguró Patrick Bloche, que hablará por la oposición socialista en la votación de esta semana en la Asamblea Nacional.

La ley fue aprobada por el Senado en octubre, pero en la Cámara Baja tendrá más problemas. Los socialistas han señalado que votarán en contra, mientras que un grupo centrista que suele aliarse con la UMP aún está en dudas.

Incluso un número reducido de diputados del partido gobernante han criticado la norma.

(Reporte de Gregory Blachier; Traducido por Redacción de Madrid; Editado en español por Marion Giraldo)