Robot modelo japonés aún no amenaza a Naomi Campbell

lunes 23 de marzo de 2009 09:56 GYT
 

TOKIO (Reuters) - Podría haber sido el comienzo de una moda, pero la supermodelo Naomi Campbell no tiene nada que temer.

El robot humanoide HRP-4C mostró su estilo de guardia de asalto de la Guerra de las Galaxias y hasta se inclinó ante el público en un desfile durante la Semana Japonesa de la Moda, en Tokio, pero incluso sus creadores admiten que todavía necesita más trabajo.

El HRP-4C usa motores alimentados con baterías en cuerpo y cara, que le permiten imitar expresiones, formas de caminar y posturas de modelo... hasta cierto punto.

"Nuestro robot no puede moverse elegantemente como las modelos reales que están aquí hoy", dijo a Reuters Shuji Kaji ta, director de ingeniería robot humanoide en el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Industrial Avanzada.

"Serán necesarios otros 20 o 30 años de investigación para hacer que eso ocurra", añadió.

El modelo de 158 centímetros de altura y 43 kilos de peso, perdió peso respecto a versiones anteriores justo a tiempo para debutar en las pasarelas durante el principal evento de moda de Japón.

Los diseñadores dicen que los ojos, cara y pelo del robot, cuyo costo de desarrollo es de unos 2 millones de dólares, se basan en los personajes "anime" de los dibujos japoneses.

Japón, donde están casi la mitad de los 800.000 robots industriales del mundo, espera que la industria se expanda en el futuro hasta unos 10.000 millones de dólares, incluyendo modelos capaces de cuidar de su población, que envejece rápidamente.

(Reporte de Chika Osaka; Traducido por Raquel Castillo en la Redacción de Madrid)

 
<p>El robot humanoide HRP-4C aparece en la pasarela del desfile de moda de Shinmai Creator's Project durante la Semana de la Moda de Jap&oacute;n en Tokio, 23 mar 2009. HRP-4C mostr&oacute; su estilo de guardia de asalto de la Guerra de las Galaxias y hasta se inclin&oacute; ante el p&uacute;blico en un desfile durante la Semana Japonesa de la Moda, en Tokio, pero incluso sus creadores admiten que todav&iacute;a necesita m&aacute;s trabajo. REUTERS/Toru Hanai</p>