Intel pretende cambiar opciones de acciones de empleados

lunes 23 de marzo de 2009 10:13 GYT
 

NUEVA YORK (Reuters) - Intel Corp pedirá autorización a sus accionistas para intercambiar las devaluadas opciones de acciones de sus empleados, una medida polémica que el mayor fabricante de chips del mundo afirmó que es necesaria para retener a su personal más calificado.

Según el plan, abierto a todos los empleados excluyendo a los altos ejecutivos, Intel intercambiará las opciones de acciones casi sin valor -cuyos precios de ejercicio están por encima de los actuales valores de la acción- por otras que traen un menor precio de ejercicio.

La medida, que busca ofrecer incentivos a sus mejores empleados, podría enfrentar la oposición de algunos accionistas que no han sido compensados de la misma manera. Otras tecnológicas que han adoptado medidas similares son Google, eBay y Advanced Micro Devices.

Tras haber recortado unos 20.000 empleos desde el 2006, Intel dijo que no puede seguir perdiendo trabajadores claves en sus proyectos.

"Muchos de nuestros empleados son ingenieros, científicos y otros especialistas que están trabajando en importantes proyectos de varios años de investigación y desarrollo o tienen capacidades que han desarrollado con los años y que serán difíciles de reemplazar", dijo Intel en documento al regulador.

Intel agregó que planea congelar los salarios de sus principales ejecutivos y reducir las contribuciones a los planes de pensiones y de compras de acciones de sus empleados, lo que implicarán significativos recortes de costos en el 2009.

Las empresas a menudo ofrecen opciones de acciones a sus empleados como una manera de motivar y retener al personal. Pero las opciones pierden valor cuando el precio de mercado de la acción cae por debajo del precio de ejercicio, lo que se conoce como "submarino".

Intel dijo que el 87 por ciento de sus casi 84.000 empleados cuentan con opciones y que prácticamente todas estas opciones, un 99 por ciento, son "submarinas".

(Reporte de Franklin Paul y Clare Baldwin; Editado en español por Ignacio Badal)