Ponen en marcha estación vigilancia aérea en islas Galápagos

martes 14 de abril de 2009 10:34 GYT
 

MADRID (Reuters) - La compañía de tecnología española Indra anunció el martes la puesta en marcha de una estación de vigilancia aérea en las islas Galápagos en Ecuador, que incluye un radar que permitirá al país sudamericano mejorar el control sobre el archipiélago.

Una portavoz de Indra señaló que la empresa no fue autorizada por los contratantes a develar el importe de la operación realizada para la Dirección General de Aeronáutica Civil de Ecuador.

Indra puntualizó que instaló un radar en el cerro de San Joaquín, en la isla de San Cristóbal, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en un entorno prácticamente virgen.

"Ahora, con su entrada en funcionamiento, la Dirección General de Aeronáutica Civil de Ecuador dispondrá de un nuevo sistema con el que vigilar el espacio aéreo de la región de Galápagos, una zona que hasta ahora dependía exclusivamente de las comunicaciones de radio para gestionar el tráfico y apoyar a las aeronaves en su aproximación a los aeropuertos de San Cristóbal y Baltra", precisó en un comunicado.

"También controlará el corredor oceánico que une el archipiélago con el continente y completará el control de Ecuador sobre todo su espacio de influencia", agregó.

Indra destacó que para la instalación de la estación de vigilancia se cuidó no hacer daño medioambiental a las islas Galápagos, que están entre las zonas más protegidas y con requisitos ecológicos más estrictos del mundo.

La estación implantada tuvo un impacto medioambiental "reducido hasta hacerlo prácticamente nulo" y que extremó la atención en cumplir las recomendaciones en materia electromagnética de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), agregó.

La tecnológica española añadió que el Plan de Manejo Ambiental ecuatoriano exigirá a la estación superar anualmente una auditoría para comprobar que cumple los estándares medioambientales requeridos.

(Información de Feliciano Tisera; Editado por Clara Vilar en Madrid y Silene Ramírez en la mesa de edición de Santiago)