21 de abril de 2009 / 19:57 / hace 8 años

Laboratorio halla método para convertir biomasa en gasolina

Por Jasmin Melvin

WASHINGTON (Reuters) - Científicos de Estados Unidos han combinado un descubrimiento de un vertero francés con avances en la biología sintética para arribar a un método nuevo que transforma residuos de plantas en gasolina, sin la necesidad de ninguna fuente alimentaria.

Un laboratorio de biología sintética de la Universidad de California en San Francisco identificó un compuesto capaz de usar biomasa para producir un gas que puede ser convertido en una gasolina químicamente indistinguible del petróleo basado en combustible fósil.

Su método permite que sea utilizada una variedad de insumos que son fuentes no alimentarias, como productos agrícolas de desecho, que incluyen al rastrojo del maíz y al bagazo.

Los críticos aducen que elaborar etanol a partir de maíz ayuda a impulsar al alza a los precios de los alimentos y que no es una forma ecológicamente sólida de producir un llamado combustible verde.

Los científicos afirmaron que la gasolina que pudieron producir poseía la misma composición química y molecular que la gasolina de las refinerías de petróleo.

“Ahora mismo podrías llenar el tanque de tu automóvil con ella. No hay diferencia en la tecnología de los motores o nada parecido”, dijo Chris Voigt, que dirigió la investigación.

Voigt añadió que Estados Unidos podría recurrir a fuentes biológicas para un gran porcentaje de su gasolina cuando los precios del petróleo sean altos.

“Si el precio del azúcar sube y los precios del petróleo bajan, podría volverse a hacer el cambio, y el consumidor no notaría ninguna diferencia”, explicó. “No puede hacerse lo mismo con el etanol”, añadió.

Con las mejorías en la tasa de producción de la ingeniería genética, Voigt estima que la gasolina a partir del bagazo de caña podría ser producida a 1,65 dólares por galón.

Estima también que el combustible de fuentes celulósicas como el álamo sería más barato, de 1,10 a 1,30 dólares el galón. Pero en este momento es difícil crear modelos de costos confiables porque no hay en producción cosechas para combustible celulósico en lo que basar una estimación, sostuvo.

Científicos intentaron previamente hallar un encima que pudiera romper las paredes celulares de plantas para ayudar a elaborar biocombustibles pero “fracasaron miserablemente”, dijo Voigt.

“Por eso comenzamos a buscar organismos que pudieran hacer eso naturalmente”. precisó. “Entonces encontramos este que nos dimos cuenta de que era único”, agregó.

El laboratorio de Voigt utilizó una bacteria descubierta a principios de la década de 1980 viviendo en un vertedero francés. Combinaron la bacteria con levadura, que puede producir diferentes químicos.

Al mezclar este compuesto con biomasa como césped, la bacteria se come el césped y produce un acetato químico. La levadura se come el acetato y lo convierte en metil halides, moléculas tradicionalmente utilizadas como fumigantes agrícolas.

Los metil halides salen como un gas que puede ser recogido y convertido en gasolina.

Voigt destacó que usando diferentes catalizadores los metil halides también pueden ser convertidos en otros químicos útiles, como el etileno utilizado para hacer bolsas de plástico.

Los metil halides son producidos naturalmente por las algas marinas, los hongos y otros organismos, de acuerdo al trabajo del laboratorio de la Universidad de California publicado en el Journal of the American Chemical Society. Pero los metil halides son producidos en magnitudes tan bajas que no son usados por la industria.

Editado en español por Marcel Deza

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below