Los videojuegos se vuelven más físicos con la recesión

jueves 28 de mayo de 2009 10:53 GYT
 

Por John Gaudiosi

RALEIGH, EEUU (Reuters) - Mientras la recesión recorta las vacaciones familiares, las inscripciones a gimnasios y los entrenadores personales, un nuevo aluvión de videojuegos diseñados para permitir que la gente haga ejercicio en su casa está invadiendo las tiendas.

Electronic Arts acaba de publicar "EA Sports Active" para la Wii de Nintendo, que incluye una cinta de resistencia y una correa para la pierna que deja que los jugadores realicen ejercicios aeróbicos como patinaje virtual o 'jogging'.

"Con la economía actual, la gente no puede permitirse siempre afiliaciones a gimnasios y entrenadores personales", dijo Alison Sweeney, presentadora del programa "Biggest Loser" de la cadena NBC, al que los participantes acuden para perder peso.

"EA define este juego como un 'entrenador en una caja', y realmente lo es. El juego te enseña la forma correcta de entrenar", añadió.

El juego tiene un diario para hacer el seguimiento de los alimentos ingeridos y alienta un modo de vida activo, incluido apartarse de la Wii.

La tendencia de incorporar el ejercicio en el entretenimiento virtual se presentará en la Expo E3 la próxima semana en Los Angeles, la mayor muestra comercial de videojuegos en Norteamérica.

Sega tiene un nuevo juego para Wii, "Daisy Fuentes Pilates", con la ex presentadora de MTV; Namco Bandai cuenta con "Active Life: Extreme Challenge" para Wii, y Nintendo tiene "Wii Sports Resort".

"Tony Hawk: Ride" de Activision para Xbox 360 y PlayStation 3 añade el juego físico con un controlador de monopatín con sensor de movimiento.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo en que una mujer muestra el uso del juego de Nintendo Wii Fit' en Chiba, Jap&oacute;n, 10 oct 2007. Mientras la recesi&oacute;n recorta las vacaciones familiares, las inscripciones a gimnasios y los entrenadores personales, un nuevo aluvi&oacute;n de videojuegos dise&ntilde;ados para permitir que la gente haga ejercicio en su casa est&aacute; invadiendo las tiendas. REUTERS/Yuriko Nakao/Archivo</p>